2. En los Open Online Courses los estudiantes deben...

 

 

 

 

_______________________________________________________________________________________

Autores:

Eduardo Ochoa Hernández
Nicolás Zamudio Hernández
Gladys Juárez Cisneros
Filho Enrique Borjas García
Lizbeth Guadalupe Villalon Magallan
Pedro Gallegos Facio
Gerardo Sánchez Fernández
Rogelio Ochoa Barragán

 

 

Los aprendices deben pensar y actuar para aprender[1]. El supuesto de este proceso en línea, es que el aprendizaje es un proceso cognitivo y basado en la actividad creativa. Los procesos de aprendizaje implican que los estudiantes experimenten activamente, piensen e integren por ejemplo, léxico, estilo de pensamiento, cláusulas, sentencias, argumentos, justificaciones, demostraciones, explicaciones, fundamentos, cálculos, categorizaciones, conceptos, hechos, axiomas, teoremas…). Los cursos abiertos en línea promueven el aprendizaje profundo con diseños discursivos y recursos epistemológicos en sus estructuras textuales[2]. Los recursos en línea son contenido curricular que pueden ser video de humanos, objetos literarios o una interface virtual de simulación. Tome en cuenta que los recursos de aprendizaje son los que aportan la dimensión de la experiencia de interacción entre el estudiante y el contenido. La literatura curricular es el recurso que estimula la interacción racional y el procesamiento mental de los estilos de pensamiento, en apoyo al desarrollo intelectual y moral del estudiante[3].

El objetivo del curso en línea, es lograr con el diseño discursivo académico, que el aprendizaje de interacción literatura-estudiante, alcance a transformar los recursos literarios, en el apoyo sustantivo del aprendizaje profundo[4]. Es probable que aún no hayamos explorado por completo lo que pueden hacer las tecnologías para atraer a los estudiantes a pensar profundamente y cómo evitar diseños e interacciones que distraen e inhiben el aprendizaje. Los aprendices son seres complejos que deben elegir pensar durante el proceso de aprendizaje. Ayudar a los estudiantes a tomar esta decisión es una idea compleja; sin embargo, el proceso puede ser apoyado por la escritura creativa. Independientemente de la tecnología de elección, una de las interacciones más críticas en el proceso de aprendizaje, es sin duda, la conexión entre el lector y el contenido[5]. Centrarse en esta interacción literaria, va más allá del diseño de un juego de instrucciones centradas en contenido curricular.

 

 


[1] Biggs, J.B. (1989).Approaches to the enhancement of tertiary teaching. Higher Education Research
and Development, 8, 7–25.
[2] Kolb, A., & Kolb, D. (2012). Experiential learning theory. In N. Seel (Ed.), Encyclopedia of the
sciences of learning (pp. 1215–1219). U.S.: Springer. https://doi.org/10.1007/978-1-4419-1428-
6_227.
[3] Koszalka, T. A. (2016b). Reflection and its application to learning resources. [Concept paper].
Retrieved from http://ridlr.syr.edu/publications/.
[4] Zimmerman, B. J. (2002). Becoming a self-regulated learner: An overview. Theory into Practice,
41(2), 64–70. https://doi.org/10.1207/s15430421tip4102_2.
[5] Wittrock,M.C. (1992).Generative learning processes of the brain. Educational Psychologist, 27(4),
531–541. http://dx.doi.org/10.1207/s15326985ep2704_8.

_______________________________________________________________________________________