Programa de apropiación: agricultura sustentable

 

Poesía y naturaleza

Debemos confiar en la perfección de la creación, como para creer que cualquier curiosidad del orden de las cosas haya despertado en nuestras mentes, el orden de las cosas puede satisfacer de que cada hombre es una solución que propondrá a su realidad. El actuar como vida, antes de aprehenderla como verdad. De la misma manera, la naturaleza ya está, en sus formas y tendencias, describiendo parte de su propio diseño. Interrogamos la gran aparición, la realidad que brilla a nuestro alrededor. Indagamos hasta qué fin tiene la naturaleza.

 

 

Toda ciencia tiene un objetivo, a saber, encontrar una teoría de la naturaleza. Tenemos teorías de la herencia y de funciones, pero apenas un acercamiento remoto de una idea de creación. Pero para un buen juicio, la verdad más abstracta es la más práctica. Siempre que aparezca una teoría verdadera, será su propia evidencia. Su prueba es que explicará todos los fenómenos.

¿Estamos lejos del camino de conservar la vida silvestre? Cuando hablamos de la naturaleza de esta manera, tenemos un destino más poético en la mente. Nos referimos a la integridad de la impresión hecha por múltiples objetos naturales. Es esto lo que distingue el palo de madera del leñador o del árbol al poeta. El encantador paisaje que hemos visto cada mañana, está indudablemente formado por árboles y sus sombras. Hay una propiedad que ningún hombre tiene sino aquél cuyo ojo puede integrar todas las partes, es decir, el poeta o científico. Esta es la mejor parte del bosque, que ninguna escritura de los hombres sobre la tierra es garantía que puedan ver el sol. El sol ilumina el ojo del hombre y el corazón del niño. El amante de la naturaleza todavía está verdaderamente ajustado entre sí; que ha conservado el espíritu de la infancia incluso en la era de ciegos. Su relación con el cielo azul y la tierra verde se convierte en parte de su comida espiritual diaria. En presencia de la naturaleza, una delicia salvaje corre a través del hombre, a pesar de las penas reales. La naturaleza dice: él es mi criatura, el hombre ignorante se ve fuera de su propio cuerpo. Niega el oxígeno que le regala el bosque, y la comida que está en su mesa, el agua limpia que calma su sed. La naturaleza es un escenario que encaja igual de bien en un mundo de sorpresas permanentes.

En el bosque, el hombre siempre es un niño. En el bosque hay juventud perpetua. Dentro de las estaciones del año, reina un decoro y santidad, se viste una fiesta perenne, y el huésped, el hombre vuelve su corazón a la razón más profunda de lo verde y a la fe más cuerda de que somos una misma red de vida. De pie en el suelo desnudo, elevados al aire seco, todo el egoísmo mezquino es lo que un día fue un bosque. No somos nada, sin la naturaleza como una, somos vida circulando a través del aire, la tierra, las plantas, el fuego y el agua. Somos testigos de la belleza del bosque. El mayor delito de los campos, es la sugerencia de una relación oculta entre hombre y árbol. Ellos asienten con nosotros y nosotros con ellos. El agitar de las ramas en la tormenta, es nuevo para los niños, pero viejo para nosotros. Su efecto es como el de un pensamiento superior o una mejor emoción que se apodera de virtud. Es necesario aprender estos placeres con gran templanza entre hombre y bosque, porque la naturaleza siempre es respirar perfume, por los ojos vestidos de colores de su espíritu.


Suelo

 








¬



⟨ ⟩




ρ σ
×



<

×
v











×




·





⌈ ⌉
⌊ ⌋













±
÷
×
·

Δ







×




·

Principios básicos del manejo sustentable del suelo

ISBN 978-607-xxxx-x-x

Contenido

Filosofía del metamodernismo: cámbiate a ti mismo y cambia el mundo

Módulo 1. Insensibilidad a la ciencia del suelo

Módulo 2. Manejo eficiente de los nutrientes de las plantas, el factor clave en una gestión de suelo sostenible

Módulo 3. Conceptos básicos

Módulo 4. Poder amortiguador de suelos y su efecto sobre los nutrientes

Autores:

Eduardo Ochoa Hernández
Rogelio Ochoa Barragán
Héctor Anselmo Javier Villegas Moreno
Gladys Juárez Cisneros
Nicolás Zamudio Hernández
Lizbeth Guadalupe Villalon Magallan
Pedro Gallegos Facio
Gerardo Sánchez Fernández