Texto universitario

_____________________________

 

Módulo 5: La imaginación al escribir   


5.1 ¿Y tú que sueñas cuando escribes?


A lo largo de los siglos, soñar ha servido como una analogía para la creación de letras literarias de tal manera que esta analogía se ha convertido en un lugar común metafórico, evocado cada vez que nos referimos despreocupadamente a escribir como una fábrica de sueños o a nuestros sueños nocturnos como un teatro de sueños. Dependiendo del contexto cultural y la inclinación individual, la metáfora de la ficción como sueño ha sido connotada negativa o positivamente, desde una visión de los sueños como fantasías sin sentido hasta una visión de los sueños como revelaciones divinas. Innumerables escritores tienden, además, abrazar la noción de una simbiosis de sueño y literatura, afirmando encontrar inspiración creativa y sustento en sus sueños, mientras que sus experiencias a su vez han inspirado reflexiones filosóficas. El filósofo del Renacimiento italiano Girolamo Cardano (1501–1576) consideraba el sueño y la creación artística como procesos análogos, mostrando una conciencia de que el sueño y el arte funcionan como modos capaces de extender la imaginación, los poderes creativos[1]. Paracelso (1493–1541) también reconoció el potencial creativo del sueño y su valor inspirador para los artistas: 


Desde tiempos inmemoriales, se han revelado ideas artísticas mientras dormían y soñaban los portadores, de modo que en todo momento los deseaban ardientemente.  Con el surgimiento del Romanticismo, la calidad estética del sueño en sí misma se enfatizó cada vez más, culminando en la obra de Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) visión de la poesía como un 'sueño racionalizado[2]' y la noción de Jean Paul (1763-1825) de soñar como 'poesía involuntaria[3]'. Incluso Robert Macnish (1802-1837), un filósofo del siglo XIX firmemente arraigado en la tradición materialista, se maravillaba de que la imaginación pudiera producir sueños iluminados con fuego Prothean de genio y romance; [...] poesía magnífica; [y] poblada de imágenes nuevas e inauditas[4]. Estas ideas aún resuenan en la actualidad, por ejemplo, en la reformulación de Jorge Luis Borges (1899-1986[5]) y Jean Paul, respectivamente, en sus referencias a la literatura como un sueño dirigido “al acto de soñar como”, quizás la expresión estética más antigua.


En Tales Stuff as Dreams: The the Psychology of Fiction (2011[6]), Keith Oatley sigue su ejemplo de tales analogías, en particular basándose en el concepto de William Shakespeare del sueño como un "mundo modelo[7]" del cual la idea de teatro del “bardo modelo del mundo", comparable a un sueño, podría desarrollarse. En su estimulante estudio sobre la psicología de la ficción, Oatley se refiere repetidamente a esta analogía del sueño: "Sueño" es una buena metáfora para la escritura porque la mayoría de nosotros tenemos experiencia en soñar y sabemos que los sueños están algo separados del mundo ordinario. También sabemos que los construimos nosotros mismos. No son impresiones directas de los sueños del mundo, y pueden ser significativos[8]”.


Sin embargo, contento con las evocaciones metafóricas del sueño, Oatley no llega a plantear la pregunta que casi inevitablemente se sugiere a sí misma: si los sueños y las ficciones están tan íntimamente conectados, ¿no podría ser la "psicología de la ficción" la misma, o al menos estrechamente relacionado con la psicología del sueño? Y, de ser así, podría no ser su estudio de "lo que sucede psicológicamente cuando nos involucramos con la ficción como lectores o miembros de la audiencia, y de lo que estamos haciendo como escritores e intérpretes", de manera infinita ¿Se beneficia de tener en cuenta los hallazgos de la investigación contemporánea sobre el sueño y el sueño? La gran mayoría de los investigadores de los sueños de hoy enfatizan las cualidades creativas, expresivas e imaginativas de los sueños[9].


Los sueños ocupan un lugar destacado en la escritura literaria, lo cual no es sorprendente dado que soñar es una actividad universal transcultural. Después de todo, pasamos un tercio de nuestras vidas en el sueño, y la investigación ha demostrado que durante ese estado aparentemente pasivo y inquieto, soñamos en ciclos regulares, varias veces por noche, independientemente de si recordamos nuestros sueños o aunque más del 95% de nuestros sueños pueden no ser recordados, los restantes 5% dan evidencia de un mundo privado y fascinante del nuestro, un mundo que desafía las leyes naturales y es todo lo mismo experimentado que real mientras dure el sueño. Como Lord Byron escribe acertadamente: "... El sueño tiene su propio mundo y un amplio reino de realidad salvaje[10]".


Este mundo no está ligado al tiempo y al espacio y puede llevarnos de un lado a otro entre escenarios infantiles distantes y el día anterior, llevándonos en un instante a nuestro lugar de trabajo actual (curiosamente remodelado) y en el próximo a un aula hace 30 años. En el siguiente momento, nos encontramos atrapados en un auto asediado, atrapado en medio de un atasco de tráfico o caminando en una hermosa playa del sur. Nuestros sueños pueden estar poblados de diversas maneras con las personas que conocemos o solíamos conocer, personas que nunca antes habíamos conocido (aunque pueden tener rasgos vagamente familiares) o compuestos extraños. A veces, estos personajes de sueños experimentan transformaciones ante nuestros propios ojos, de extraño a amigo o de bebé a pájaro En los sueños, tendemos a tomar tales transformaciones con calma, aceptando sin pestañear los hechos más extravagantes, como ser perseguidos por monstruos o visitados por parientes muertos de hace mucho tiempo; visitamos cosas que nunca pudimos en la vida de vigilia hacer, como volar sin ayuda; podemos vivir situaciones dramáticas y tramas intrincadas que van desde lo cotidiano a lo extraordinario; y podemos experimentar todo el espectro de emociones, desde euforia abrumadora, hasta vergüenza profunda y miedo mortal Mientras dure, el sueño es la única realidad que conocemos, pero es una realidad que nunca se puede compartir a primera mano y que tiende a evaporarse o sobrevive al azar en atisbos fragmentarios o informes de sueños torpes que nunca captan del todo experiencia de sueño. Al despertar, los fragmentos recogidos de nuestros sueños a menudo parecen extraños, sin sentido o simplemente mundanos. En otras ocasiones, parecen proporcionar orientación espiritual, ideas sobre las profundidades ocultas de nuestras psiques o incluso vislumbres proféticos del futuro. En ocasiones notables, se sabe que los sueños desencadenan descubrimientos científicos, soluciones innovadoras y creaciones estéticas. Finalmente, los sueños pueden sentirse "real”, suficiente para difuminan los límites entre la vigilia y el sueño, la cordura y la locura, la verdad y el engaño, proporcionando así una rica fuente de inspiración para artistas y filósofos por igual.


El sueño, entonces, es una segunda realidad poderosa, aunque escurridiza, que ha provocado inevitablemente la especulación sobre sus orígenes, funciones y significados. Como lo expresaron Cavallero y Foulkes[11]: el sueño es, después de todo, una manifestación de la mente humana, y quizás el que más nos ha atormentado y desconcertado a lo largo de nuestra historia registrada. Según William Dement[12]: el impacto emocional de nuestros sueños puede ser tan poderoso que podrían haber ocurrido, es una de las razones por las que los sueños han fascinado desde al menos el comienzo de la historia registrada. Los intentos de explicar el fenómeno de los sueños han variado desde la creencia en visitas sobrenaturales y viajes nocturnos espirituales en un extremo del espectro, hasta modelos naturalizados (somáticos, psicológicos, psicoanalíticos o neurocognitivos) por el otro. En palabras de Gover y Khan[13]: los sueños han sido aclamados alternativamente como mensajes de los dioses y descartados como alucinaciones aleatorias. 


El péndulo de la opinión popular ha oscilado de un extremo al otro a lo largo de la historia registrada y entre culturas y campamentos, con científicos, psicólogos, sabios y filósofos que sopesan, sin embargo, entre los dos extremos, se puede detectar una gran diversidad de actitudes hacia los sueños en términos de sus orígenes, funciones y valor, enviado por una deidad o por los muertos. Su valor estaba determinado por su precisión profética y si habían pasado por las puertas de infierno o por las puertas del marfil. Porque hay dos puertas de sueños insustanciales: una [pareja] está hecha de cuerno y otra de marfil. De estas, [los sueños] que pasan por [la puerta de] marfil aserrado son peligrosos de creer, porque traen mensajes que no emiten hechos, sino [los sueños] que surgen a través de [la puerta del] cuerno pulido, estos tienen poder en la realidad, cada vez que cualquier mortal los ve.


Si bien la concepción homérica de los sueños implicaba que el durmiente era visitado por un sueño, en la antigüedad clásica posterior, esta idea se expandió, ya que ahora se creía que el alma dejaba el cuerpo y viajaba al mundo de los sueños espacialmente imaginado, donde podría deambular a voluntad, libre de grilletes terrenales. Con el surgimiento de la tradición judeocristiana, el concepto de sueños verdaderos versus falsos se complicó por la noción de sueños buenos versus malos. Como señala Parman: Lo divino mismo se bifurcó en bien y mal. Ángeles y demonios poblaron el reino eterno, luchando por el alma oculta. Los sueños todavía eran un puente hacia lo sobrenatural, pero los soñadores fueron alentados a desconfiar de sus sueños, sin saber si fueron enviados por ángeles o demonios[14].


Tales creencias sobrenaturales de los sueños fueron rivalizadas por los naturalistas. En lugar de respaldar la visión homérica de que los sueños son mensajes de los dioses, Aristóteles, por ejemplo, los vio como "imágenes producidas por procesos fisiológicos y psíquicos interconectados". Sus opiniones sobre los sueños se expresaron adelante en tres de los tratados de Parva Naturalia, en los que argumentó que el sueño es causado por procesos digestivos, debido a que los "vapores" se elevan hasta la cabeza y hacen que la mente sueñe[15]. Los defensores posteriores de la visión naturalista diferían, en el sentido de que consideraban que los sueños carecían de sentido o que eran valiosos por su potencial diagnóstico o su capacidad de proporcionar una visión psicológica o moral. Nosotros, en el Leviatán de Thomas Hobbes (1588-1679), los sueños, "la imaginación de ellos al dormir", se reducen a operaciones mecánicas simples como resultado del moquillo de algunas de las partes internas del cuerpo[16]. En contraste, Francis Bacon (1561–1626), en su Avance del aprendizaje (1605), sugiere, gestión que los sueños naturales podrían permitir a los médicos descubrir el estado del cuerpo mediante la imaginación de la mente[17]. Y finalmente, Sir Thomas Browne (1605-1682) sostuvo que los sueños pueden ser falaces con respecto a los eventos externos, pero pueden verdaderamente importar en casa y, por lo tanto, podremos entendernos con mayor sensatez[18].


Los dos puntos de vista rivales sobre los sueños, ya sea como fenómenos sobrenaturales o naturales, se pueden rastrear en innumerables variaciones y evaluaciones diferentes a lo largo de la historia, frecuentemente superpuestos y compitiendo entre sí y llevando a sistemas complejos de categorización por aquellos que creen que los sueños pueden derivar de diversas causas y, por lo tanto, requieren una evaluación individual cuidadosa. En años más recientes, los resultados de la investigación neurocognitiva del sueño y los sueños han otorgado una visión sin precedentes de los procesos fisiológicos que acompañan a nuestros sueños, porque, más allá del mundo de la ciencia ficción de películas como Inception (2010), ya que simplemente no hay forma de "entrar" en el sueño de otra persona o de grabar o revivir la experiencia original propia[19]. Además, a pesar del rápido avance realizado en el campo de la investigación del sueño y el sueño neurocognitivo desde mediados del siglo XX en adelante, los investigadores continúan en desacuerdo sobre los orígenes precisos y las funciones que cumplen los sueños. A pesar de que los procesos bioquímicos y neuronales que tienen lugar en nuestros cuerpos y cerebros durante varias fases del sueño han sido explorados y entendidos en cierta medida, debate sobre cómo la interpretación de los datos apenas ha disminuido. Después de todo, como Gerald Edelman nos advierte sabiamente, se debe tener mucho cuidado al relacionar los estados fisiológicos con el contenido de los estados conscientes en los animales que hablan ese lenguaje[20]. En consecuencia, mientras que la neurociencia nos proporciona ideas fascinantes, en la fisiología que sustenta varios estados de sueño, nos cuenta solo la mitad de la historia; sin ser complementada por la experiencia subjetiva del soñador, la historia del científico siempre permanecerá incompleta. Cuando John Allan Hobson afirma que el cerebro es la conciencia continua y subjetiva de la actividad de miles de millones de células que disparan muchas veces por segundo [...] y, a veces, de manera notable consciente de sí mismo (durante los sueños) que recrea el mundo externo a su propia imagen, claramente confunde la postura objetiva del científico con la experiencia subjetiva del soñador, a quien no podría importarle menos la actividad de miles de millones de células[21].


Mientras sus células están en llamas, el soñador experimenta paisajes de ensueño de una belleza sin precedentes, frustrados viajes de sueños llenos de impedimentos inesperados o persecuciones implacables en una pesadilla helada. Alfred Alvarez, entonces, ciertamente tiene razón cuando señala que comprender la fisiología del cerebro, incluso la fisiología del sueño, es diferente de comprender la mente[22]. Muchos investigadores cognitivos, como David Foulkes, respaldan claramente esta visión contra el reduccionismo biológico, quien nos recuerda que cualquier "evento cerebral”, las correspondencias entre eventos siguen siendo altamente especulativas en la actualidad[23]. Desde este punto de vista, la ciencia del cerebro, a pesar de las múltiples ideas que proporciona, no es adecuada para capturar por completo lo que Blanchot llamó la "otra noche", la noche del sueño. Soñar, entonces, sigue siendo la experiencia humana más privada, subjetiva y esquiva de todas, aunque proporciona, en palabras de Gover y Khan, una forma alternativa de conciencia y una forma diferente de pensar que vale la pena explorar por los escritores, dado que esta forma está presente cuando se imagina  y se escribe[24].


Para acercarse a una comprensión genuina de la mente soñadora, entonces, el enfoque científico debe ir de la mano con una comprensión de la fenomenología del sueño en el sentido de las características cualitativas del contenido manifiesto del sueño o, en otras palabras, la conciencia subjetiva del estado de sueño, que solo se puede experimentar de primera mano en los propios sueños y segunda mano a través de informes y narraciones de sueños. Y, de hecho, la mayoría de los investigadores de sueños contemporáneos apuntan a una integración de lo fisiológico y descripciones fenomenológicas de los sueños. Además, para explorar esta forma diferente de pensar, se requiere una perspectiva interdisciplinaria, ya que ninguna disciplina por sí sola podría tener éxito en iluminar la experiencia multifacética de los sueños. Como Kelly Bulkeley con razón dice que, en vista de la naturaleza infinitamente diversa de soñar…, la mejor manera de aumentar nuestra comprensión de los sueños es participar en un tipo de llamado libre diálogo interdisciplinario[25]. Este inevitable cruce de límites disciplinarios tradicionales entre fisiología y psicología, literatura y psicología, psicología y religión, etc. involucrado en cualquier compromiso académico con los sueños, los beneficios de tal esfuerzo interdisciplinario, enfatizando la riqueza y complejidad de la literatura interdisciplinaria resultante que refleja los diversos factores que dan forma al contenido y la estructura del sueño, revela la variedad de reacciones de los soñadores a la experiencia del sueño, y subraya la profundidad de la influencia de los sueños en los aires humanos.


En este diálogo interdisciplinario, los estudios literarios y culturales deberían desempeñar un papel central, sobre todo porque, en palabras de Herschel Farbman, "solo ficción", "ficción" que menciona aquí el discurso que cruza los géneros y los medios de hechos extraños que no requerir que se acredite la corroboración: siempre será capaz de representar el espacio que se abre detrás de los ojos cerrados del durmiente[26]. Esto se debe a que, radicalmente, la experiencia del sueño subjetivo permanece cerrada para todos menos para el soñador y su persona. la narración del sueño requiere un acto de fe por parte de la audiencia, ya que nadie puede corroborar o cuestionar la historia del soñador. Visto así, la experiencia de soñar no es solo subjetiva sino también esencialmente literaria. En consecuencia, un objetivo central del presente texto es sentar las bases para una estética del sueño, basada en la suposición empíricamente informada de que nuestra imaginación soñadora y despierta son dos caras de la misma moneda y que al comprender el sueño en fisiología y cognición, podemos obtener información valiosa sobre cómo y por qué nuestras mentes crean y consumen ficciones literarias. Irving Massey entiende que el término estética se refiere al estudio de las fuentes de un objeto de arte, las características del objeto de arte y relación del objeto de arte con su audiencia[27]. Sin embargo, este enfoque orientado a objetos no puede separarse de su contraparte orientada al sujeto que se centra en las características afectivas, cognitivas y fenomenológicas de un modo particular de apreciación, juicio o experiencia. Este es particularmente el caso cuando el "objeto "en cuestión está soñando. Brandon Cooke señala acertadamente que los objetos estéticamente apreciados no necesitan limitarse a objetos de arte sino que pueden incluir diversos artefactos y eventos no artísticos, incluidos "objetos mentales (como sueños y fantasías[28]). Sin embargo, estos objetos mentales per se no tienen existencia tangible fuera de la mente del soñador, de modo que su estudio es independiente de los procesos afectivos y cognitivos de sus creadores/receptores son imposibles. Los sueños pueden tener cualidades literarias y narrativas y pueden experimentarse estéticamente, al igual que una película, una obra de teatro o una historia ficticia en un libro. Pero la experiencia estética se limita a una audiencia de uno, el soñador, y se podría argumentar que ni siquiera el soñador puede acceder conscientemente a la experiencia del sueño, excepto a través de procesos de traducción y memoria potencialmente distorsionadores. Para estudiar la experiencia de soñar y relacionarla con otras experiencias estéticas e imaginativas como la narración de cuentos o la lectura, tenemos que confiar en los informes de los sueños, nuestra propia experiencia y la de los demás de soñar tal como se recuerda y cuenta al despertar, así como en el datos derivados de investigaciones neurocognitivas y empíricas. En segundo lugar, podemos estudiar objetos estéticos derivados del sueño, como textos literarios basados ??o inspirados en sueños o textos que buscan simular y transmitir la experiencia del sueño para evocar una sensación de ensueño. el lector. Nuestro enfoque, entonces, se centra no solo en el objeto mental de la esquiva experiencia del sueño, como lo iluminan los informes subjetivos de los soñadores y el conclusiones derivadas de los estudios de neuroimagen, pero también de los objetos de arte más accesibles relacionados con los sueños, así como las múltiples interconexiones entre ambos.


Este texto, entonces, busca las intersecciones entre el sueño y la imaginación despierta desde una perspectiva interdisciplinaria, con las ciencias cognitivas proporcionando un marco particularmente adecuado, aunque ciertamente no el único. La razón de esta laguna puede ser doble. En primer lugar, muchos críticos interesados ??en los sueños literarios, las ficciones oníricas o la estética de los sueños siguen recurriendo a Freud o, en términos más generales, psicoanalíticos. paradigmas, independientemente del hecho de que muchas de las hipótesis de Freud con respecto a la obra soñada han sido seriamente desafiadas, modificadas y, en algunos casos, totalmente refutadas por los resultados de investigaciones recientes sobre el sueño y el sueño[29]. En segundo lugar, algunos críticos literarios y filósofos todavía desconfían del campo recientemente emergido de las ciencias cognitivas, que, posiblemente, ofrece el mejor punto de partida para un investigador empíricamente informado. Se aborda el tema de los sueños y la imaginación literaria, las ciencias cognitivas, un campo interdisciplinario que explora las habilidades cognitivas humanas como la percepción, el pensamiento, la imaginación y el lenguaje, conectan a científicos y académicos que van desde la filosofía y la psicología hasta la neurología, la antropología y la lingüística. La desconfianza que muchos críticos literarios y filósofos aún albergan con respecto a este nuevo y vibrante campo puede estar basada en el modelo de ciencia cognitiva prevaleciente en la década de 1950 que, sin embargo, ha sido reemplazado por conceptos más recientes. Mientras que las ciencias cognitivas inicialmente vieron como el cerebro está aislado del cuerpo, como un modelo computacional de la mente meramente racional y mecánico, este modelo ha sido reemplazado gradualmente por el concepto de mente incorporada. Los procesos mentales ya no se ven como disociados del cuerpo humano y su ubicación ambiental específica, sino más bien como interacciones con actividades químicas y motoras, percepciones sensoriales, externas e influencias internas y las interacciones entre el cerebro y otros órganos (sensoriales) descubiertos por nuevos y poderosos métodos y tecnologías en neurociencia que están produciendo un conocimiento nunca antes soñado sobre los fundamentos fisiológicos del mundo interior. El enfoque neurobiológico tal como lo practican, por ejemplo, Antonio Damasio y Gerald Edelman enfatizan el papel central de las emociones, así como las influencias y experiencias ambientales en los procesos cognitivos del desarrollo por experiencia, aprendizaje y la calidad del entorno facilitador[30]. En palabras de Ellen Spolsky, los científicos cognitivos se han dado cuenta de que la herencia epistemológica humana es más o menos lo que uno esperaría de un animal en evolución: el cerebro no es un máquina diseñada específicamente para la computación en un entorno estable, pero es justo lo que se necesita para la interpretación y adaptación en un cambio constante[31]. Y como Alan Richardson lo dice acertadamente[32]: el trabajo reciente en neurociencia cognitiva ha llegado a integrar lo emotivo, instintivo e irracional en su imagen de la vida mental inconsciente, a menudo con un gesto respetuoso hacia Freud, y ha regresado a la concepción encarnada de la mente, ni hardware ni software, sino 'hardware'. Más característico de la neurociencia en el período de sus comienzos románticos.


La conciencia de la interacción compleja y lejos de ser completamente explorada entre los factores biológicos (incluido el subconsciente) y las influencias socioculturales evita que las neurociencias cognitivas regresen a modos de pensamiento esencialistas o determinismo biológico. Al mismo tiempo, la inclusión de las percepciones cognitivas en las humanidades van en contra de lo que podría llamarse determinismo cultural que reduce la formación de la identidad humana, el lenguaje y la conciencia a una mera construcción cultural.


Nosotros, consideramos a las ciencias cognitivas, en particular, proporcionan una variedad de puntos de contacto potenciales con los campos de los estudios literarios y la filosofía de los que ambas disciplinas podrían beneficiarse. Como  Willems y  Jacobs lo expresaron en un artículo reciente de Dostoievski, El potencial sin explotar de estudiar literatura (2016[33]):


“Una imagen completa de la naturaleza de la mente humana que gusta de las historias requiere una colaboración mucho más íntima entre los científicos cognitivos y los estudiosos de las humanidades. Requiere que los científicos no se guíen por la división tradicional entre las culturas académicas, sino que se unan en su objetivo común para comprender el funcionamiento de la mente humana. Con los neurocientíficos cognitivos deberían comenzar a preocuparse por Dostoievsky y otros escritores ingeniosos, y aprovechar la fuerte afinidad humana por la narrativa”.


Esta afirmación hace eco de la afirmación anterior de Patrick Colm Hogan de que la ciencia cognitiva difícilmente puede afirmar que explica la mente humana si no trata con un aspecto tan ubicuo y significativo de la actividad mental humana como la literatura[34]. Extendería esto pretenden incluir la actividad mental subtitulada y significativa de soñar, que durante mucho tiempo ha sido descuidada por las ciencias cognitivas sorprendentemente, si las imágenes de los sueños pueden entenderse realmente como la encarnación de los pensamientos y medio por el cual un proceso psicológico, la cognición, se transforma en una forma que puede ser percibida. Como Foulkes y Cavallero lo pusieron en su pionera colección de ensayos Dreaming as Cognition (1993[35]):


“Con la psicología cognitiva, la psicología científica recuperó su "mente". Pero lo hizo de una manera muy selectiva, dejando de lado áreas enteras de la experiencia mental y los fenómenos mentales. Entre estas áreas omitidas, una de las más omnipresentes, impresionante y desconcertante fue la más destacada. formas de experiencia distintivamente humana: soñar”.


Sin embargo, también sostienen que muchos de los principios y conceptos de la psicología cognitiva se pueden mapear fácilmente en los fenómenos de los sueños y que, cuando se hace esto, el resultado es una psicología cognitiva más rica y más humanamente interesante.


Mientras que los investigadores de los sueños, también, han enfatizado repetidamente los beneficios potenciales de tales esfuerzos interdisciplinarios tanto para las humanidades como para las ciencias cognitivas, hasta ahora, relativamente pocos académicos literarios han seguido esa llamada. Las ideas neurocognitivas son irrelevantes o inapropiadas para su campo de estudio, a veces explícitamente.


Por el contrario, nuestro enfoque interdisciplinario para una estética de los sueños busca reunir la investigación empírica en las ciencias cognitivas y la amplia gama de trabajo en las humanidades, en particular la teoría literaria cognitiva, la crítica de la respuesta del lector, así como la estética literaria y la filosofía de la mente en conjunto, esta gama de argumentos proporciona una gran cantidad de enfoques innovadores para el soñar que arrojan nueva luz sobre procesos imaginativos y que pueden servir para mejorar nuestros puntos de vista sobre la creación estética de la literatura.


Más notablemente, esto incluye los trabajos filosóficos de Colin McGinn, Bert O. States, Harry T. Hunt y Jennifer M. Windt, especialmente en aquellos lugares donde exploran las interconexiones entre el sueño, la conciencia y la imaginación. Otros enfoques que han allanado el camino para esto el estudio incluye, entre otros, el trabajo de Keith Oatley sobre la psicología de la ficción, el trabajo de Richard Walsh sobre los sueños y la narrativa, y los estudios empíricos de Don Kuiken sobre tipos de sueños impactantes, por un lado, y las respuestas emocionales de los lectores a los textos literarios, por el otro. El libro de Massey The Neural Imagination (2009) también proporciona un punto de referencia útil en sus exploraciones de música y lenguaje en sueños[36].


En los últimos años se han publicado un buen número de historias literarias y culturales, así como estudios críticos sobre narraciones y representaciones literarias de los sueños. Entre los ejemplos notables de historias culturales se incluyen Peter-André Alt, Der Schlaf der Vernunft : Literatur und Traum in der Kulturgeschichte der Neuzeit (2002), Daniel Pick and Lyndal Roper, eds. Dreams and History : Th e Interpretation of Dreams from Ancient Greece to Modern Psychoanalysis (2004) as well as Helen Groth and Natalya Lusty, Dreams and Modernity : A Cultural History (2013).


En los tres, el paradigma freudiano desempeña un papel central y hay poca o ninguna referencia a los recientes avances neurocognitivos en la investigación del sueño y el sueño. También hay una serie de estudios centrados en autores particulares o períodos literarios, que tienden a ver con representaciones literarias de sueños y narraciones, ya sea a la luz de sus contextos culturales e históricos o a través de la lente del análisis freudiano, junguiano o postestructuralista. Sueño: los terrores de la noche (2008). Ejemplos de este último enfoque incluyen Matthew C. Brennan, La psique gótica: desintegración y crecimiento en la literatura inglesa del siglo XIX (1997), que proporciona una lectura junguiana de escritos góticos del siglo XIX. ; Ronald R. Thomas, Sueños de autoridad: Freud y las ficciones del inconsciente (1990), aplicando un enfoque freudiano a la literatura victoriana y modernista; y Herschel Farbman, La otra noche: soñar, escribir e inquietud en la literatura del siglo XX (2008), centrada en Blanchot y, en cierta medida, Freud.


Sin embargo, en los últimos años, un grupo de eruditos literarios alemanes, incluidos Manfred Engel, Bernard Dieterle, Hans Walter Schmidt-Hannisa, Marie Guthmüller, Susanne Goumegou y Stefanie Kreuzer, han producido publicaciones relevantes que aplican enfoques no freudianos a escritos oníricos y narraciones de sueños con un enfoque en tradiciones alemanas, francesas e italianas. Ejemplos recientes notables son Susanne Goumegou and Marie Guthmüller, eds. Traumwissen und Traumpoetik : Onirische Schreibweisen von der literarischen Moderne bis zur Gegenwart (2011) and Stefanie Kreuzer, Traum und Erzählen in Literatur , Film und Kunst (2014). La monografía completa y estimulante de Kreuzer explora narraciones de sueños y textos oníricos de tres siglos a la luz de los hallazgos de las recientes investigaciones sobre el sueño en su enfoque claramente narratológico, el enfoque de Kreuzer difiere sustancialmente del mío. Además, el rango de investigación relacionada con los sueños que utiliza es algo limitado, ya que tiene en cuenta principalmente las publicaciones en alemán. Por lo tanto, excluye algunos de los hallazgos particularmente relevante para mi enfoque más amplio, que incluye trabajos importantes de investigadores de sueños y eruditos como G.W. Domhoff, Don Kuiken, Tore Nielsen, Deirdre Barrett, Ernest Hartmann y Bert O. States.


Que nosotros tengamos conocimiento, con la excepción de las monografías pioneras de Bert O. States en las décadas de 1980 y 1990, esta es una exploración de las intersecciones entre los sueños y la imaginación literaria para reunir los hallazgos de una amplia gama de neurocognitivos, fuentes empíricas, filosóficas y literarias. El objetivo de este centrarnos el estudio del soñar y la imaginación literaria, en lugar de otras formas de arte como la pintura, el cine, la música o la danza. En el curso del texto, estas otras formas de arte pueden ser ocasionalmente evocado como puntos de referencia, aunque solo sea para mostrar por qué la creación y la recepción de narraciones literarias se acercan de muchas maneras a la experiencia de soñar. Una definición concisa a la que la mayoría de los investigadores contemporáneos del sueño probablemente se suscribirían es que los sueños son escenarios visuales compuesto de imágenes cargadas de afectos y simulaciones de eventos que están organizados de manera perceptiva y temática en una narrativa típicamente relacionada con el yo / soñador. La percepción informada de manera empírica de que los sueños tienden a tener una estructura narrativa explica nuestro enfoque en los textos literarios narrativos. Al mismo tiempo, la experiencia del sueño predominantemente visual, compuesta de imágenes cargadas de afecto, plantea problemas interesantes para el escritor literario que se esfuerza por capturar la atmósfera del sueño para crear un efecto onírico en el lector.


En este sentido, el enfoque también se refiere a las tres áreas de estudio relevantes para la narratología cognitiva según la definición de Marie-Laure Ryan: el estudio de las mentes de los personajes, la actividad mental del lector y la narrativa como una forma de pensar. Sin embargo, lo primero que destaca es el valor y la importancia de la imaginación. Como señalan en estos tiempos[37]:


Una característica clave del placer que la literatura ofrece es la exigencia que impone a la imaginación. Es a través de la reconstrucción imaginativa del contenido de una obra que los lectores llegan a ver qué valor o interés tiene la obra. La literatura ha estado asociada a la imaginación desde hace mucho tiempo, no solo como un producto de la imaginación sino también como un indicador de ello.


Si bien la mayoría de los estudios sobre sueños y/o literatura tienden a enfocarse en lecturas psicológicas, a menudo psicoanalíticas, el presente enfoque, aunque no ignora por completo esas perspectivas, opta por tomar una ruta ligeramente diferente al explorar la estética de los sueños en relación con lo literario imaginativo.




5.2 Escribir es imaginar, es soñar


La mayoría de nosotros aceptaremos intuitivamente que los sueños son, de alguna manera, similares a nuestra imaginación despierta al escribir. Describir metafóricamente a la literatura como una fábrica de sueños o nuestros sueños nocturnos como un teatro de sueños ya sugiere que percibimos una analogía, si no una similitud profundamente arraigada, entre nuestras funciones de vigilia y sueño. Artistas, cineastas y escritores han explorado fructíferamente durante mucho tiempo este vínculo y los investigadores de los sueños lo han confirmado: los sueños pueden considerarse como una especie de imaginación. Tanto el sueño como la imaginación son una simulación del mundo real en un nivel cognitivo superior[38]. Sin embargo, en el nivel fenomenológico, soñar posiblemente se siente más real que imaginar, razón por la cual los filósofos y científicos a veces han llamado la atención sobre el engaño que las cualidades imaginativas de soñar representan. René Descartes (1596–1650) puede ser el ejemplo más destacado: "¿Con qué frecuencia mi sueño nocturno me convence de cosas tan ordinarias como estas: que estoy aquí, vestida con mi bata, sentada al lado del cambiador? ¡Estoy acostado desnudo en la cama[39]!” Los sueños, aquí, se describen como alucinaciones sensoriales que simulan nuestra percepción de vigilia con tanta precisión que nos resulta casi imposible estar completamente seguros de si estamos dormidos o despiertos en un momento dado[40].


En contraste con el ejemplo de Descartes de un sueño poco espectacular de sentarse en silencio junto al reemplazo, otros sueños pueden "engañar" al soñador para que tome en realidad las situaciones más extravagantes, extravagantes o imposibles.


La postura poco soñadora del soñador frente a la extrañeza de los sueños ha dado lugar a la opinión de que el estado de sueño puede ser igual a una forma de trastorno mental temporal. Este punto de vista se elabora en el cortometraje humorístico de Charles Dickens "Caminatas nocturnas" en el que el novelista afirma que los sueños son "la locura de la cordura de cada día[41]":


“¿No estamos todos fuera de este Hospital [Asilo de Belén], que soñamos, más o menos en la condición de quienes están dentro de él, todas las noches de nuestras vidas? […] ¿No mezclamos eventos nocturnos y personajes y tiempos y lugares, como lo hacen todos los días? […] Me dijo un hombre afligido, cuando estuve por última vez en un hospital como este, "Señor, puedo volar con frecuencia". Estaba medio avergonzado de reflexionar que yo también podría hacerlo, de noche. Me dijo una mujer en la misma ocasión: "La reina Victoria frecuentemente viene a cenar conmigo, y su Majestad y yo cenamos melocotones y macarrones con nuestros camisones [...]". ¿Las increíbles fiestas reales que yo mismo había dado (por la noche), las incontables viandas que había puesto sobre la mesa y mi extraordinaria forma de conducirme en esas distinguidas ocasiones? Me pregunto que el gran maestro que lo sabía todo, cuando llamó a Sleep la muerte de la vida de cada día, no llamó a soñar la locura de la cordura de cada día[42]”.


Dickens aquí elocuentemente presagia la postura adoptada por un neurocientífico del siglo XXI como Guangyu, quien argumenta que imaginar y soñar son más parecidos a los delirios que a los estados imaginativos. Basando su punto de vista en los hallazgos de neuroimagen en la activación de áreas corticales visuales responsables de la percepción visual-sensorial enriquecida y enriquecida[43], Guangyu afirma que las imágenes de los sueños nos brindan un simulacro convincente de la realidad.  Continúa argumentando que estas ilusiones sensoriales visuales, auditivas, táctiles y posturales de los sueños son tan formalmente impresionantes como las alucinaciones de cualquier paciente esquizofrénico. De acuerdo con su argumento, esta es la razón por la cual soñar podría ser [...] el producto mental del mismo tipo de proceso fisiológico que se trastorna en la enfermedad mental. 


Los sueños difieren mucho tanto en el carácter como en la significación; probablemente en origen también. Esta es la opinión expresada por Frederick Greenwood en 1894 que presagia la idea compartida por muchos investigadores de los sueños de hoy: que existe una multiplicidad de sueños que requiere un estudio y clasificación cuidadosos[44]. Si bien Freud redujo la gama de tipos de sueños al sueño de cumplimiento de deseos, reconociendo a regañadientes el sueño de ansiedad o pesadilla como actos de censura que salieron mal, desde la publicación de su Traumdeutung en adelante, siempre ha habido voces críticas que abogan por una mayor diversidad y visión inclusiva sobre los sueños. Un caso particularmente interesante es Mary Arnold-Forster (1861-1951), un lector atento, basándose tanto en su experiencia personal, a menudo lúcida, como en su conocimiento informado de la literatura existente, Mary expresa sus críticas a la teoría de Freud, en términos sorprendentemente abiertos. Sostuvo que los sueños son de una variedad tan infinita que ninguna teoría de su mecanismo, incluso cuando es formulada por el mayor de los maestros, explicará adecuadamente la totalidad de este amplio campo de la experiencia humana.  En su libro Studies in Dreams (1921), que se basa en un registro cuidadoso de sus propios sueños durante varios años, enfatiza la diversidad de los sueños; clasificarlos a todos en una o dos categorías es tan absurdo, lo mismo con respecto a los pensamientos, siendo cada sueño una operación intensamente individual de la mente; de modo que mientras algunos pasan por transformaciones extrañas y confusas, muchos otros son tan lógicos y consecutivos como una historia ordinaria de viajes o aventuras[45].



Referencias


[1] Siraisi, Nancy. (1991). Girolamo Cardano and the Art of Medical Narrative. Journal of the history of ideas. 52. 581-602. 10.2307/2709967.

[2] Robertson, Lisa. (2019). Enacting the Absolute: Subject-Object Relations in Samuel Taylor Coleridge’s Theory of Knowledge. 10.3366/edinburgh/9781474442282.003.0007.

[3] Coker, William. (2009). Narratives of Emergence: Jean Paul on the Inner Life. Eighteenth-century Fiction. 21. 10.1353/ecf.0.0068.

[4] White, Curtis. (2020). Imagination Dead Imagine. 10.1201/9781003070566-2.

[5] Moore, Fred. (2015). The Immortals by Jorge Luis Borges.

[6] Oatley, Keith. (2000). Cross-Cultural Forays: Commentary by Keith Oatley (Toronto). Neuropsychoanalysis. 2. 238-240.10.1080/15294145.2000.10773314.

[7] Lewis, Tanya. (2017). The Stuff of Dreams. Scientific American. 317. 16-16. 10.1038/scientificamerican0717-16b.

[8] Barnes, Jennifer & Black, Jessica. (2020). What’s in a name? Book title salience and the psychology of fiction. Psychology of Aesthetics Creativity and the Arts. 10.1037/aca0000333.

[9] Oatley, Keith. (2008). The inner world.. PsycCRITIQUES. 53. 10.1037/a0012435.

[10] Byron, ‘Th e Dream’ (1816) quoted in De La Mare (1984 [1939]), 386.

[11] Cavallero, Corrado & (Ed, David. (1993). Dreaming as Cognition.

[12] Debru, C. (2004). Dreams: Epistemological aspects (William Dement, Michel Jouvet, Nathaniel Kleitman). Revue philosophique de la France et de l étranger. 129. 331-337.

[13] Kahn, David & Gover, Tzivia. (2010). Consciousness In Dreams. International review of neurobiology. 92. 181-95. 10.1016/S0074-7742(10)92009-6.

[14] Luys, J.. (2020). Dreams.. 10.1201/9780429290855-23.

[15] Leemans, Pieter. (2018). Parva Naturalia, Commentaries on Aristotle’s. 10.1007/978-94-024-1151-5_372-2.

[16] Hobbes, Thomas & Tuck, Richard. (2019). Hobbes: Leviathan. ix-xlv. 10.1017/cbo9780511808166.001.

[17] MARSHALL,. (2020). BACON: 'ADVANCEMENT OF LEARNING,'. 10.1093/nq/s7-II.28.32-a.

[18] Wolfe, Jared. (2017). Thomas Browne and the Silent Text. Renaissance and Reformation. 40. 103-130. 10.33137/rr.v40i2.28503.

[19] Fisher, Mark. (2011). The Lost Unconscious: Delusions and Dreams in Inception. Film Quarterly. 64. 37-45. 10.1525/FQ.2011.64.3.37.

[20] Sanguineti, Vincenzo. (2007). The Language of the Objective Observer: Gerald Edelman and Neurodarwinism: Antonio Damasio and the Feeling of Knowing. 10.1007/978-0-387-33645-9_4.

[21] Wilson, David. (1999). Consciousness J. Allan Hobson. Quarterly Review of Biology - QUART REV BIOL. 74. 10.1086/394133.

[22] Jones, Pia & Pimenta, Sarah. (2020). The Night Crossing.10.4324/9781003044666.

[23] Foulkes, David. (2020). Gramática de los sueños / David Foulkes. SERBIULA (sistema Librum 2.0).

[24] Kahn, David & Gover, Tzivia. (2010). Consciousness In Dreams. International review of neurobiology. 92. 181-95. 10.1016/S0074-7742(10)92009-6.

[25] Steffler, Dorothy. (2018). Big Dreams: The Science of Dreaming and the Origins of Religion, by Kelly Bulkeley. Religious Studies and Theology. 37. 274-275. 10.1558/rsth.37610.

[26] Farbman, Herschel. (2020). Extreme Sports: An Exercise in Imitation. The Yearbook of Comparative Literature. 63. 203-233. 10.3138/ycl.63.010.

[27] Taylor, Richard. (2010). The Neural imagination: Aesthetic and Neuroscientific Approaches to the Arts by Irving Massey. NATURE-LONDON-. 463. 431-43

[28] Bartel, Christopher & Cremaldi, Anna. (2018). ‘It’s Just a Story’: Pornography, Desire, and the Ethics of Fictive Imagining. British Journal of Aesthetics. 58. 37-50. 10.1093/aesthj/ayx031.

[29] Hendrix, John. (2019). The Dream Work of Sigmund Freud. 10.13140/RG.2.2.10921.34402.

[30] Bienz, John. (2010). The Temple as Conceptual Metaphor. George Herbert Journal. 21. 1-18. 10.1353/ghj.2013.0004.

[31] Beecher, Donald. (2016). The Contracts of Fiction: Cognition, Culture, Community . Ellen Spolsky. Oxford: Oxford University Press, 2015. xxxii + 284 pp. $65.. Renaissance Quarterly. 69. 382-384. 10.1086/686440.

[32] Richardson (2001), 63. Richardson here refers to the title of Stephen Kosslyn and Oliver Koenig’s

Wet Mind : Th e New Cognitive Neuroscience (New York: Free Press, 1992).

[33] Willems, Roel & Jacobs, Arthur. (2016). Caring About Dostoyevsky: The Untapped Potential of Studying Literature. Trends in Cognitive Sciences. 20. 10.1016/j.tics.2015.12.009.

[34] Chatterjee, Anjan. (2017). Patrick Colm Hogan: Beauty and Sublimity: A Cognitive Aesthetics of Literature and the Arts. Cognitive Semiotics. 10. 10.1515/cogsem-2017-0003

[35] Cavallero, Corrado & (Ed, David. (1993). Dreaming as Cognition.

[36] Massey, I.. (2009). The neural imagination: Aesthetic and neuroscientific approaches to the arts. The Neural Imagination: Aesthetic and Neuroscientific Approaches to the Arts. 1-244.

[37] Taggart, Andrew. (2006). The Function and Value of Literature and Literary Studies Reconsidered. College Literature. 33. 204-216. 10.1353/lit.2006.0060.

[38] Schädlich, Melanie. (2018). Motor learning in lucid dreams – quantitative and qualitative investigations.

[39] Stuart, James. (2010). THE ROLE OF DREAMING IN DESCARTES' MEDITATIONS. The Southern Journal of Philosophy. 21. 97 - 108. 10.1111/j.2041-6962.1983.tb01492.x.

[40] Bove, Maria. (2020). The analyst's dream: what kind of dreaming?. PSICOTERAPIA PSICOANALITICA. 184-192. 10.3280/PSP2020-001012.

[41] Mengham, Rod. (2001). Charles Dickens. 10.2307/j.ctv5rdxg4

[42] Chowdhury, Rukhsana. (2014). Reading Dickens Romantically: “Night Walks”. Journal of Literature and Art Studies. 4. 436-41. 10.17265/2159-5836/2014.06.002.

[43] Yang, Guangyu & Wang, Xiao-Jing. (2020). Artificial neural networks for neuroscientists: A primer.

[44] Schrage-FRueh, Michaela. (2016). Dreaming Fictions, Writing Dreams. 10.1007/978-3-319-40724-1_4.

[45] Ramsey, Glenn. (1953). Studies of dreaming. Psychological bulletin. 50. 432-55. 10.1037/h0062305.