Texto universitario

_____________________________

 

Módulo 5. Generalidades de investigación  


5.1 Proyecto de investigación


Un proyecto de investigación o disertación es un logro importante de la concentración sostenida de la razón. Representa establecer y alcanzar una meta académica o científica. A menudo, el concepto “Proyecto de investigación” es referido como "disertación”, se usan indistintamente y no hay una distinción clara entre ellos. En algunos contextos, el proyecto de investigación se refiere a un instrumento para obtener el nivel de licenciatura, maestría o doctorado. Para fines pragmáticos, aplicaremos el término disertación para referirnos al proyecto de investigación para cualquier fin de gestión académico, científico, empresarial. En la comprensión más básica, una disertación es el resultado de una importante investigación escritura como un discurso objetivo, ejecutada con un alto nivel de autonomía intelectual. Conlleva la responsabilidad adicional de presentar pruebas de contribución original al conocimiento. La disertación es una forma de producir conocimiento, transferencia, aplicación y difusión[1]. 


La disertación está basada en la producción de ideas, se conoce como una "exégesis". Hay tres modelos de exégesis ampliamente utilizados: el modelo de contexto, el modelo de discusión y el modelo de preguntas de investigación[2]. El modelo de contexto es el más tradicional de los tres, y requiere que los estudiantes primero creen un cuerpo del estado del arte (revisión) coherente y luego escriban un documento que lo contextualice en un problema y lo ubique dentro de alguna disciplina. La disertación ensaya los contextos históricos, sociales y disciplinarios dentro del que el estudiante desarrolla el componente creativo o de producción de sus argumentos. La creación de ideas se ve como la práctica, mientras que el componente escrito se considera el documento de gestión o difusión. El modelo de discusión describe el proceso por el que el estudiante pasó para justificar sus ideas y retiene la división teoría -práctica. El modelo de preguntas de investigación explora de forma independiente a través de la producción y un componente escrito, con cada componente utilizando un lenguaje diferente para responder la pregunta individual. Juntas estas exégesis son partes que forman un todo cohesivo de una disertación. 


La investigación comienza con un plan de acción claramente articulado. Cuanto mejor es el plan, mejor es la disertación y menos problemas enfrentan los estudiantes a medida que se desarrolla el proceso de investigación. Una propuesta de proyecto proporciona una descripción detallada del estudio y asegura a un comité de evaluación que los estudiantes son capaces de realizar investigaciones de alta calidad. Demuestra que entienden y han pensado en el proceso de investigación. Es importante destacar que la propuesta es una justificación para el tema y la metodología, y, una vez aceptada, es un acuerdo escrito entre los estudiantes y su comité de evaluación. 


Muchos estudiantes llegan a la escuela con el objetivo de aprender más sobre su disciplina y se sorprenden al descubrir que el enfoque está en la investigación[3]. Los estudiantes que no pueden encontrar un tema o pregunta que les apasione no pueden avanzar con un plan de investigación. Un profesor que entrevista a un estudiante, por lo general no puede identificar en el novel un tema de investigación. El estudiante exasperado generalmente contesta "solo dime qué hacer". Los profesores en algunas disciplinas, como las ciencias naturales, pueden asignar el tema y la metodología. Esto puede ahorrarles a los estudiantes un tiempo valioso, ya que no tienen que buscar y articular su propia área de investigación. Sin embargo, pueden no estar interesados o entusiasmados por la dirección de la investigación. Sin pasión por la investigación, los estudiantes pueden no tener un sentido de propiedad de la disertación y sentir alivio solo una vez que se completa.


Los compañeros en el curso forman una comunidad de estudiantes. Los profesores tienen un horario de oficina regular y brindan comentarios a mitad del período y al final del curso. Sin embargo, se puede encontrar en un momento dado con un obstáculo desconocido, cuando se espera que los estudiantes trabajen en una propuesta con poca o ninguna orientación es necesario apoyarse en la literatura. Los individuos que muestran un talento brillante cuando son guiados por el trabajo en el curso, cuando realmente deciden una pregunta de investigación, dejan un espacio de motivación. Acostumbrado a ver al instructor del curso todas las semanas, el estudiante puede pensar ahora en qué literatura consultar cuando el profesor no está disponible. Se espera que los estudiantes en la etapa de propuesta se motiven a sí mismos, pero no se les ha dado la oportunidad de practicar el aprendizaje autodirigido. Les falta confianza para trabajar solos y les resulta difícil establecer y cumplir plazos autoimpuestos.


Algunos estudiantes disfrutan el trabajo solitario de leer y escribir, pero Golde  identificó el aislamiento como un factor clave que determina la deserción del proyecto[4]. Tomó nota especialmente del aislamiento estructural, que implica estar aislado en pequeños laboratorios o edificios alejados. Para los estudiantes el aislamiento estructural significa trabajar desde casa o en lugares remotos. Los estudiantes en departamentos pequeños con pocos estudiantes pueden experimentar aislamiento. Los estudiantes suelen no confiar en la literatura para mitigar esta situación y, tan pronto como sea posible, desean construir un sistema sólido de apoyo entre pares.


Trabajar y reunirse regularmente con sus compañeros puede ayudar a aliviar el aislamiento social comúnmente asociado con el estudio de investigación. Socializar con otros puede parecer contrario a la intuición, pero participar en grupos de escritura académica y seminarios puede motivar a los estudiantes a ser más productivos. La comunidad está compuesta por individuos que participan en actividades y comparten información y recursos. Proporcionar ejemplos a una comunidad que se reunían regularmente para discutir las teorías y prácticas, en colaboración los hace sentir que no están solos en sus estudios[5]. La práctica del seminario es el repertorio compartido de recursos que incluye experiencias y formas de abordar problemas.


Trabajar independientemente implica que los estudiantes deben escribir una disertación completamente por sí mismos. Los estudiantes tienen profesores para ayudar a guiar la investigación, pero es importante discutir las expectativas sobre qué orientación pueden esperar recibir. Se han identificado áreas en las que los estudiantes y sus profesores necesitan establecer expectativas y aclarar roles y responsabilidades[6].


La etapa del proyecto presenta el momento ideal para que los estudiantes inicien una conversación con sus profesores. Para comenzar, los estudiantes deben determinar quién es responsable de seleccionar y aprobar el tema de investigación. Del mismo modo, deben determinar quién será responsable de otros aspectos pertinentes de la investigación, como decidir sobre un marco teórico y una metodología adecuada. ¿De qué aspectos del proyecto de investigación es responsable el profesor? ¿Cuál es el enfoque de los profesores para la supervisión? ¿Horarios de toma de notas en lecturas analíticas?¿Entrega de borradores? ¿Qué estructura del documento se asumirá? Alternativamente, se espera que el estudiante trabaje independientemente para producir varios capítulos del texto. Algunos profesores solo leerán un borrador completo. ¿Qué nivel de ayuda en la escritura debe esperar el estudiante de su profesor? ¿Leerá el profesor los documentos que el alumno ha escrito? ¿Es el profesor el responsable de corregir la escritura del estudiante? Varios profesores con los que hemos hablado se niegan rotundamente a actuar como correctores de estilo. ¿Quién determina el cronograma de la investigación? ¿Con qué frecuencia deben reunirse los estudiantes y los profesores? ¿Quién establece citas y determina la agenda de asesorías? ¿Quién es responsable de mantener a los estudiantes avanzando hacia su finalización? Muchos profesores articulan claramente estos temas, por lo que los estudiantes deben preguntar los detalles y sentirse cómodos con las respuestas que brindan sus profesores. Si, por ejemplo, un profesor no está dispuesto a leer un borrador inicial y solo leerá un proyecto completo, los estudiantes deben preguntarse si pueden trabajar en estas condiciones. Algunos estudiantes requieren y necesitan comentarios regulares. Si la relación del profesor y el estudiante es tensa en la etapa de propuesta, es poco probable que mejore con el tiempo. Es más fácil cambiar de tema al inicio de la investigación que en etapas posteriores.


Recomendamos tener en cuenta tres limitaciones al elegir un tema de investigación: recursos, tiempo y conocimiento[7]. Los recursos comienzan con la experiencia, el apoyo tecnológico-literario y la disponibilidad de un profesor. No es aconsejable insistir en un tema o pregunta de investigación con la cual el profesor no está familiarizado o advierte escasez de medios para desarrollarlo. Los estudiantes necesitan a un profesor que atienda y es comprensivo en sus preguntas. El tiempo debe proyectarse en diagrama de trabajo por semanas y ajustar los objetivos. El que un profesor conozca el tema, le favorece en mucho el apoyo a su conocimiento pertinente y vigente, necesario en la disertación.


Seleccionar un tema que mantenga el interés de uno a lo largo del proceso requiere autoconocimiento. La mayoría de los profesores requieren una carta de intención de compromiso a los estudiantes, y puede ser útil en estas cartas revisar las preguntas o inquietudes que llevaron a los estudiantes al tema de investigación. El autoconocimiento considera metas futuras porque el tema de la disertación y la metodología posicionan a los estudiantes para competir en el mercado laboral. El conocimiento incluye una comprensión de las preocupaciones teóricas y prácticas de la disciplina. Los estudiantes deben identificar áreas de preocupación recurrente en lugar de seguir las tendencias de moda. Asumir un área o posición teórica que ha perdido popularidad o es contencioso, puede reducir las posibilidades de prosperar en el futuro. Las tendencias en la investigación de hoy, en algunos casos, la vuelven obsoleta con los cambios de moda.


Escribir preguntas de investigación requiere práctica y requiere muchas iteracciones con la misma idea en la literatura disponible. Si la respuesta a la pregunta se puede encontrar en una búsqueda en Internet, no es una pregunta que valga la pena. Las preguntas sugieren métodos y formas de analizar datos. La propuesta debe abordar qué datos se necesitan para responder la pregunta y considerar qué conocimiento se necesita para analizar los datos. ¿La metodología y el análisis requerirán conocimientos especializados? ¿Hay cursos disponibles para proporcionar ese conocimiento?


¿El apoyo institucional incluye la disponibilidad de laboratorios, cubículos e instalaciones técnicas necesarias para llevar a cabo la investigación? ¿Cuánto tiempo tendrán los estudiantes acceso a los laboratorios? Si otros comparten el laboratorio, ¿cuántos pueden acomodarse? Hay recursos financieros a considerar. Es importante determinar en qué costos incurrirá la investigación y quién es responsable de pagarlos. ¿Qué costos se espera que paguen los estudiantes y qué cubrirá la escuela? La investigación puede requerir viajar. ¿La escuela proporciona fondos para la investigación fuera del campus? ¿Hay fondos de viaje disponibles para actividades de investigación?


El tiempo y los recursos están estrechamente vinculados. ¿Cuánto tiempo llevará recopilar los datos? ¿Hay un límite de tiempo para la financiación de estudiantes? Una línea de tiempo realista para la investigación toma en cuenta a los profesores que asesoran, y propone el tiempo expectativa razonable para ser entregado el producto documental. Los plazos deben tener en cuenta el tiempo para obtener la experiencia necesaria para familiarizarse con la teoría y el los términos especializados.


El aprendizaje de la metodología debe incluir los métodos utilizados para recopilar datos y el procedimiento del estudio. ¿Quiénes son los participantes? ¿Cómo serán evaluados? ¿Qué les sucederá a los resultado del estudio? ¿Qué se les pedirá que hagan en trabajo de escritorio? 


5.2 Documento del proyecto de disertación 


Cuando comenzamos un nuevo proyecto, descubrir cómo proceder es fácil si el proyecto es similar a las cosas que hemos hecho en el pasado. Pero una tarea completamente nueva es otra cuestión: todos los aspectos no son familiares y no es obvio cómo comenzar o cuáles serán los obstáculos. Es posible que ni siquiera sepamos cómo pensar sobre el problema.


Imagine el estado mental de alguien cuya experiencia práctica se limita a construir mesas de madera, pero a quien se le pide que construya un edificio de tres niveles. Habrá muchas preguntas: ¿Dónde comprar los materiales? ¿Qué materiales? ¿Qué herramientas se necesitan? ¿Las paredes serán lo suficientemente fuertes? ¿Cómo hacer arreglos para plomeros y yeseros? ¿Cuál es el primer paso? La tarea de comenzar a escribir una disertación puede ser igualmente desafiante.


Si el estilo de investigación es impredecible, llegar a lograr sacar algunas conclusiones podría ser imposible. En la mayoría de los proyectos, el objetivo del trabajo cambia a medida que avanza, a veces varias veces. Es decir, continuando la analogía anterior, es posible que ni siquiera estemos seguros de qué tipo de edificio estamos tratando de construir.


Además, el proceso de investigación a menudo no es del todo racional. En la aplicación clásica del "método científico", se supone que el investigador desarrolla una hipótesis y luego diseña un experimento crucial para probarla. Si la hipótesis resiste esta prueba, se argumenta una generalización y se ha avanzado en la comprensión. Pero, ¿de dónde vino la hipótesis en primer lugar? ¿Por qué es así?, hemos visto esta pregunta inocente generar proyectos de investigación brillantes en bastantes ocasiones. La investigación es una mezcla de inspiración (generación de hipótesis, reflexión sobre lo extraño y sorprendente, encontrar líneas de ataque a problemas difíciles) y pensamiento racional (diseño y ejecución de experimentos cruciales, análisis de resultados en términos de la teoría existente). La mayoría de los libros sobre métodos de investigación y diseño de experimentos, hay cientos de ellos, están relacionados con la parte racional y no tratan con la parte creativa, sin embargo, sin la parte creativa no se realizaría ninguna investigación real, no se realizarían nuevas ideas.


Una parte importante de la producción de una disertación es, por supuesto, dar cuenta del resultado de este proceso de investigación racional y creativo, y escribirlo también es un proceso racional y creativo. Sin embargo, el énfasis en el producto final está mucho más en el lado racional que en el lado creativo: tenemos que convencer a los evaluados con nuestros argumentos. Sin embargo, todos sabemos que necesitamos escribir de manera creativa, al menos con el mínimo detalle. No hablamos de nuestros bolígrafos (o dedos en el teclado) corriendo delante de nuestros cerebros, como si nuestros cerebros fueran la parte racional de nosotros y nuestros dedos fueran la parte creativa. Tendemos a separar uno del otro. Por supuesto, esto no tiene sentido, y lo sabemos, pero la experiencia está ahí en la epistemología y la escritura con propósitos académicos. Luchar con este problema nos ha llevado a la opinión de que toda escritura, como toda investigación, implica la tensión entre las partes creativas y racionales de nuestros cerebros. Es esta tensión, así como nuestra falta de experiencia en la tarea específica de escribir la disertación, lo que nos dificulta comenzar a escribir y, a veces, nos da el "bloqueo del escritor". Para comenzar, debemos resolver la tensión.


Como señalamos, no existe una disertación estándar, pero una lectura cuidadosa de las pautas para el examen sugiere que existe una estructura de disertación promedio. En esencia, una disertación debe motivar primero el estudio, presentar material de antecedentes y realizar un estudio. Los resultados deben ser bien discutidos y exhibidos, y la disertación tiene que terminar con una conclusión sólida. Mi experiencia es que esta estructura promedio funciona bien.


La estructura de la disertación tiene ocho partes: 1. Datos generales de autoría; 2. Resumen; 3. Introducción; 4. Antecedentes; 5. Planteamiento del problema, 6. Justificación y discusión; 7. Conclusiones; 8. Referencias. Observe que una conclusión responde directamente a un objetivo, por ejemplo, y el asunto de fondo (background) debe presagiar directamente el núcleo del contenido y así todo el sistema guarda coherencia lógica con el estilo de pensamiento científico.


Desde el lector el flujo de la disertación para su lectura es:


1. Datos generales de autoría 

   Tabla de contenido

2. Resumen

3. Introducción 

4. Antecedentes (revisión del estado del arte,  background)

5. Planteamiento del problema

6. Justificación y discusión (núcleo del contenido)

7. Conclusiones 

8. Referencias 


Desde el flujo creativo del autor o autores, se crean las piezas de manuscrito en este orden lógico metodológico:


1. Antecedentes (revisión del estado del arte,  background) no se incluyen resultados

2. Planteamiento del problema

3. Justificación y discusión (núcleo del contenido)

4. Conclusiones 

5. Referencias (ajuste de referencias y citas)

6. Introducción (background)

7. Resumen

8. Datos generales de autoría 

9. Tabla de contenido


La introducción explica de qué trata la tesis: el problema que concierne a la tesis, los objetivos y el alcance, y la estructura de la disertación. En algunas disciplinas incluye una visión general de los resultados. Por lo general, una introducción se escribe para un público más amplio que la mayor parte de la disertación, y puede usar ejemplos ilustrativos para ayudar a que el lector comprenda lo que está tratando de lograr. Tales ejemplos ayudan a crear una narrativa que un lector puede usar como contexto para su trabajo. Sin embargo, una introducción no es un ensayo, el propósito que tiene es presentar la investigación. Debe describir el problema que ha investigado, explicar el objetivo de la investigación y cualquier límite en el alcance del trabajo, y luego proporcionar una visión general de lo que se avecina. De cinco a diez páginas es suficiente.


El antecedente es el conocimiento requerido antes de que un lector pueda comprender su investigación: historia relevante, contexto, conocimiento actual, teoría y práctica, y las opiniones de otros investigadores. En el fondo, su propósito es posicionar su estudio en el contexto de lo que sucedió antes, lo que está ocurriendo actualmente y cómo se realiza la investigación en el área. Puede contener una revisión histórica. Si la investigación es específica de la ubicación, deberá describir el área de estudio y sus características. Si la investigación es específica de una tecnología, deberá describir los detalles de esta tecnología y cómo afecta las preguntas que puede hacer. El apartado de antecedentes generalmente contiene un capítulo que revisa la teoría o práctica actual, y puede incluir los resultados de experimentos preliminares o encuestas llevadas a cabo para ayudarlo a familiarizarse con el problema. Los experimentos también se pueden citar para establecer puntos de referencia basados ??en otro trabajo contra el cual se va a medir su trabajo, y estos también forman parte del contexto.


El planteamiento del problema, es el resultado que justifica vacíos irresueltos de conocimiento observado por la comunidad científica. En este apartado se discute y justifica la relevancia de resolver y generar conocimiento en una grieta identificada en la revisión de la literatura. Aquí se justifica el método para abordar el problema y se reconoce que una comunidad de conocimiento lo reconoce como algo irresuelto. Se redacta la declaración del problema, se exponen las preguntas de investigación, generalmente se plantea la hipótesis de investigación y plantea el método de investigación.


El núcleo de contenido (Justificación y discusión) se refiere a su propia disertación: sus proposiciones, innovaciones argumentales, diseños experimentales, encuestas, resultados, análisis. Esto a veces se llama contribución, una disertación sólida en la que los investigadores pueden valorar su interpretación y análisis del trabajo, valoran lo ‘nuevo' presentado en el núcleo. El núcleo puede formar fácilmente la mayor parte de la disertación y constar de varios subcapítulos, secciones de discusión, justificación y presentación de datos. Un factor común es que el núcleo es una narración que conduce de una proposición de resultado, vinculada por evidencia y argumentos. En una disertación más compleja, puede haber una serie de proposiciones vinculadas, cada una respaldada independientemente por evidencia y argumentos.


La conclusión, es una discusión y declaración de los resultados de investigación a la luz del planteamiento del problema y su hipótesis. Es una sección de un capítulo de la disertación, donde se redactan las inferencias de conclusión y se declaran las futuras líneas de investigación que se desprenden de dicha disertación. 


La síntesis reúne su contribución al tema en forma de resumen. Por lo general, contendrá una longitud no mayor a 250 palabras a renglón corrido, no menor a 150 palabras en un solo párrafo.  Discute y examina críticamente los juicios sobre lo que ha prosperado en su trabajo; es un capítulo separado. Finalmente, es donde se resume la discusión y la evaluación para producir conclusiones.  Debe responder directamente al objetivo del trabajo como se indica en la introducción. La estructura del resumen es : planteamiento del problema; hipótesis; método; discusión de resultados y conclusión. 


Datos generales de autoría, constituyen los generales de identificación de la disertación:


A) Institución del autor

B) Título de la disertación 

C) Propósito de la disertación

D) Autor (es) en orden de importancia de participación 

F) Palabras clave asociadas a la investigación 

G) Lugar y fecha de publicación 

H) Fecha de aceptación.

I) En algunos casos, como el de tesis, se anotan en la portada los nombres de los asesores de la disertación. 


Seguido a la hoja de título aparece la tabla de contenido. La función de la tabla de contenido, es hacer un índice donde se pueda ver el metaargumento, es decir, las piezas funcionales de cómo se elabora el discurso sobre la realidad.  Puede contener índice de cuadros, figuras, abreviaturas, siglas y símbolos. Numere con cuidado las páginas, si un encabezado es más largo  que un renglón, busque la manera de sintetizarlo. Aunque el anteproyecto solo incluye hasta el primer capítulo, a continuación exponemos el orden del informe de tesis final.


Imagen


Los anexos estarán seriados con letras mayúsculas, con orden alfabético.  Contendrán título  tal como la tabla de contenido. Las referencias son el respaldo de sus fundamentos y premisas, son el acto de honradez en que se manifiesta que la ciencia es producto del consenso de comunidades epistémicas, existen muchos estilos para su construcción, es recomendable adoptar el de alguna revista. Damos un ejemplo de cómo se hace en la Journal Nature.


Imagen


Se recomienda ampliamente usar un gestor de referencias para la tarea de referencias. (https://www.mendeley.com, https://endnote.com, https://www.sonnysoftware.com) y un slip-box, los hay en versiones gratuitas (https://www.zotero.org, http://www.libreoffice.org, http://zettelkasten.danielluedecke.de/en/ ).









5.3 Criterios generales para el documento de disertación 


• El título refleja claramente el enfoque de investigación y declara el resultado.

• Se ha seleccionado un problema significativo y sustancial para la investigación.

• Hay una declaración temprana de los objetivos del proyecto.

• El proyecto presenta un avance considerable en el conocimiento existente.

• La disertación demuestra una búsqueda sistemática de una línea de investigación consistente.

• Está bien planificado y ejecutado, y cada sección se basa claramente en la última.

(es decir, existe una estructura de nivel macro coherente y unificadora).

• Hay una señalización clara y enlaces entre párrafos, secciones y capítulos. Constantemente (pero no repetitivamente) le recuerda al lector el propósito, argumento,

o empuje general del proyecto.

• La revisión de la literatura es crítica y evaluativa, y presenta un argumento del

porqué y cómo se debe realizar el estudio.

• La discusión de los fundamentos para seleccionar una metodología y método (incluyendo literatura metodológica actualizada) es equilibrada. El terreno es sofisticado y apropiado (incluida la exposición de supuestos subyacentes,

y relevancia para el objetivo de la investigación).

• El diseño de la investigación es apropiado y permite responder las preguntas.

• Hay una cuenta meticulosa del procedimiento.

• Se emplea una gran variedad de evidencia para desarrollar un argumento equilibrado.

• Las habilidades analíticas avanzadas se utilizan para demostrar una comprensión profunda del problema; se establece una clara cadena de evidencia.

• La discusión es disciplinada y no excesivamente especulativa.

• Las conclusiones son bien elaboradas y convincentes (relacionan los resultados con

los objetivos de la investigación); se hacen afirmaciones claras y sólidas sobre el conocimiento exacto de contribución de la disertación.

• Los conceptos o variables claves están claramente definidos y se usan de manera consistente en todo momento.

• La expresión escrita es elegante, precisa y concisa.

• Existe evidencia de revisión sistemática y corrección de errores, erratas y las referencias y citas son consistente con un modelo de formato.


5.4 El plagio como práctica que destruye el intelecto 


Son tiempos para examinar el fenómeno lingüístico del plagio, más como una violación de reglas éticas con consecuencias cognitivas en el deterioro intelectual de la comunidad académica que lo practica. Si bien, el plagio es una violación de las normas que rigen a la universidad y a la sociedad, el efecto en el aula presencial o virtual ampliamente celebrado, también es la negación por construir la propia voz original de una comunidad académica. 


El diccionario Oxford refiere a plagio: “tomar el trabajo o una idea de otra persona y pasarlo como propio”. El plagio ocurre cuando la obra o idea es articulada dentro de un proceso, donde este proceso es legal para contenido original. El plagio está completo hasta que el “taker” escribe, habla o la pone a disposición en un medio de comunicación, identificándolo como suyo y explotando sus usos sin consentimiento de autor (lucrativo o altruista). Por lo tanto el plagio es fundamentalmente un tipo específico de lenguaje en uso, un fenómeno idiomático. Sin embargo, al mismo tiempo que inmoral, proclama más allá del robo al creativo, la nulidad de procesos intelectuales de progreso ético en las comunidades académicas. El ataque a las comunidades que diseñan el discurso académica original, produce un deterioro cognitivo a las comunidades educativas y de investigación[8]. 


Los incidentes de plagio en la academia y la ciencia, corrompen el intelecto del perpetrador…, erosionan la integridad de la disciplina y diminuyen la estima de la ciencia en la mente del público en general. Si se permite o está ausente el control por software de plagio, la educación universitaria será seriamente destruida en su valor más preciado, su tradición intelectual[9]. Aquí plagio prototípico se refiere al uso de textos o ideas de otra fuente, sin la atribución apropiada y con la intención de engañar. 


El plagio académico daña la integridad del registro académico, corrompe la empresa académica circundante y crea ineficiencias en todos los niveles de producción de conocimiento dentro de profesores, investigadores y estudiantes. La corrección del registro académico por plagio no es una tarea exclusiva de editores y profesores; cada miembro de la comunidad universitaria tiene un papel indispensable en el mantenimiento de la integridad de la literatura. 


Existen grandes tragedias en el mundo del aprendizaje para aquellos que plagian. Un plagio académico se beneficia de la ilusión de la productividad de la investigación, y puede generar promociones injustificadas, subvenciones y calificaciones antinaturales. El daño que el plagio académico inflige a los demás es devastador. Los cursos en línea plagiados también introducen daños sistémicos en el mundo del aprendizaje que es duradero y difícil de remediar. Los autores genuinos son despojados de crédito por su trabajo intelectual  original, creando una situación que distorsiona la historia del descubrimiento y falsifica la genealogía de las ideas en la academia. El estudiante está contaminado por esta simulación. Los textos plagiados también contaminan la literatura posterior cuando los investigadores incorporan involuntariamente el trabajo defectuoso en sus publicaciones. Si no se trata, el plagio académico daña la integridad del proceso de aprendizaje, corrompe la empresa académica circundante y crea ineficiencias en todos los niveles de producción de conocimiento.


El plagio académico probablemente nunca se eliminará, pero sus efectos nocivos pueden mitigarse. La expresión "corregir el registro académico" se utiliza para describe el camino normal de progreso dentro de una disciplina, en la medida en que los trabajos publicados buscan mejorar o "corregir" los anteriores mediante la aclaración, el aumento o la refutación. Cuando John Maddox, biólogo británico y editor de Nature, se le preguntó una vez: "¿Cuánto de lo que se publica está mal?" él respondió con la broma, "Todo eso”. De eso se trata la ciencia: nuevos conocimientos que constantemente llegan para corregir los viejos[10]. Este primer sentido de "corregir el registro académico" transmite que cada disciplina busca refinar su cuerpo colectivo de afirmaciones de verdad a través del trabajo de sus practicantes. Los avances en la disciplina están marcados con adiciones a la literatura publicada que actualizan o "corrigen" lo que vino antes. La investigación próspera por profesionales que son conscientes de los defectos en los métodos de investigación de períodos anteriores. Es probable que las investigaciones más recientes eviten las dificultades metodológicas de los estudios más antiguos cambiando los anteriores. En este primer sentido de "corregir el expediente académico", por lo tanto, la ciencia a menudo se caracteriza como "autocorregir".


Estas correcciones internas del registro académico se producen con la progresión normal de una disciplina, a medida que los profesionales avanzan una disciplina a través de las actividades cotidianas de investigación y luego muestran sus hallazgos a través de la publicación. Sin embargo, el segundo sentido de "corregir el registro académico" se refiere a una actividad que es en gran parte externa a la práctica de la investigación académica, e implica una intervención disruptiva en el registro académico por parte de investigadores, editores y profesores. Este tipo de corrección consiste en intrusiones posteriores a la publicación que a menudo toman la forma de retracciones, erratas, correcciones y expresiones de preocupación emitidas para cambiar el estado de un trabajo ya publicado. En algunos casos, las correcciones implican destrucción de obras del cuerpo de la literatura publicada.


Una expectativa básica en el mundo del aprendizaje es que existe una identidad entre el autor de registro y el autor de origen para cualquier trabajo académico publicado. Es decir, se supone que la persona cuyo nombre aparece en el trabajo publicado es la misma persona que lo escribió o lo creó. Algunos teóricos han hablado de esta expectativa como un "contrato implícito" entre el autor y los lectores[11]. En los actos de plagio académico, se viola esta expectativa fundamental. El plagio renuncia al uso de señales convencionales para indicar al lector qué es original y qué no. Al no utilizar comillas, u omitir citas extraídas, o al dejar de lado las notas al pie y las citas en el texto, el plagio genera una apariencia para el lector de que el autor del registro y el autor de origen son uno y el mismo. En todos los actos de plagio, se crea una sutil bifurcación entre el autor del registro y el autor de origen, y el lector no tiene forma de determinar, al menos desde el texto mismo, que el autor del registro es diferente del autor genuino. La expectativa básica de esta identidad entre el autor de registro y el autor de origen está tan profundamente arraigada en el mundo del aprendizaje que los actos distintos del plagio que violan esa expectativa también se tienen en desprecio. La escritura fantasma y la autoría de invitados por obsequio, se consideran violaciones sustanciales de las normas éticas actuales de publicación académica. En resumen, existe una fuerte presunción contra la "autoría nominal" en el ámbito académico o académico de la escritura.


En los actos de plagio, se explota la confianza del lector. Los lectores son manipulados para asumir que el autor registrado es el autor de origen. Por supuesto, un texto plagiado puede apropiarse de textos de las fuentes más confiables y, por lo tanto, presentar mucha información que beneficie al lector. En tales casos, el lector todavía está confundido acerca de la historia del descubrimiento y la genealogía de las ideas, a pesar de que el lector puede haber aprendido mucho mientras leía involuntariamente un texto plagiado.


Infligir a los estudiantes desprevenidos con un trabajo académico que es sustancialmente deficiente es dañarlos. Hacerlo a sabiendas de que un público vulnerable es un fracaso de la ética de una universidad. Algunos académicos inescrupulosos podrían no estar preocupados acerca de si los lectores alguna vez resultan lesionados por su trabajo deficiente; también puede haber algunas personas a las que no les importa si sus publicaciones académicas se leen alguna vez. Desde ese punto de vista, el objetivo impulsado por la misión de una institución de avanzar en el conocimiento podría malinterpretarse como un requisito meramente arbitrario que las universidades tienen para la contratación inicial o para la tenencia y promoción posteriores. Un comentarista pone el asunto de esta manera[12]:


“Muchos estafadores académicos no apuntan a una serie de publicaciones de alto perfil. Eso es muy arriesgado. Quieren producir —por plagio y manipulando el sistema de revisión por pares— publicaciones que son casi invisibles, pero que pueden darles el tipo de curriculum vitae que coincide con las métricas de rendimiento utilizadas por sus instituciones académicas. Apuntan alto, pero no demasiado alto en su compromiso con la academia”.


En otras palabras, puede darse el caso de que un académico “que plagia un libro publicado para mostrar el libro al mundo como si fuera suyo. Él o ella quiere mostrar una lista de publicaciones más larga al decano. Un investigador no auténtico podría ver la publicación académica como solo instrumental, como algo totalmente alejado del propósito de contribuir al conocimiento. Las publicaciones pueden verse como trofeos personales adquiridos principalmente para mejorar un perfil de investigación, con poca consideración sobre cómo las publicaciones afectarán a los lectores. Tal visión de la investigación combina los beneficios accidentales de la beca con su propósito. El curriculum vitae de un investigador no auténtico se convierte en una aldea académica, donde los trabajos engañosos se disfrazan como contribuciones al conocimiento. En un ensayo titulado "La difusión del conocimiento a través de la publicación", el historiador Jarislov Pelikan propone que el acto de publicar la investigación se resume en el lema medieval de la Orden de Predicadores, que a menudo se traduce como: Contemplar la verdad y compartir con otros los frutos de esa contemplación[13]. Este lema se atribuye habitualmente al filósofo y teólogo del siglo XIII Tomás de Aquino, quien argumentó que compartir con otros lo que uno ha contemplado es más perfecto que simplemente detenerse en la contemplación (Summa theologiae, III, q. 40, a. 1, ad 2). 


Si los miembros del mundo del aprendizaje —incluidos investigadores, estudiantes, editores, profesores e incluso víctimas de plagio, por nombrar algunos— permanecen desmotivados para responder con las mejores prácticas para corregir el registro académico en casos de plagio comprobado, la relación riesgo/recompensa será permanecer sin cambios y algunos investigadores sucumbirán a las tentaciones del plagio con la opinión de que los beneficios potenciales compensan los peligros. Utilizando un modelo de teoría de juegos, un economista ha argumentado que es "racional" que los investigadores plagien, dadas las estructuras actuales en la publicación académica y los incentivos actuales que rigen la vida académica[14].


Del mismo modo, un estudio que utiliza la teoría del crimen racional muestra que faltan los elementos disuasivos básicos para el plagio y otras formas de fraude en la investigación[15]. En un descargo de responsabilidad adjunto a un ensayo en gran parte titulado "Diez reglas simples para el fraude científico y la mala conducta", los autores Nicolas Rougier y John Timmer ofrecen la conclusión sorprendentemente débil de que los beneficios de las malas acciones "no valen la pena los riesgos[16]". La probabilidad de repercusiones negativas para el plagio académico puede ser leve, ya que las víctimas del plagio rara vez lo informan, y algunos editores consideran que cualquier reconocimiento de plagio es contrario a sus intereses financieros y de reputación. En opinión de un teórico, "los objetivos de los editores y los de la academia con respecto a la deshonestidad intelectual han divergido considerablemente[17]". Otros investigadores han argumentado además que los casos de plagio académico comparten características básicas con las razones citadas para los delitos de cuello blanco y señalan la falta de disuasivos sustantivos; los plagios no cumplen condena en la cárcel ni reciben penas de prisión severas[18].


El aumento en los casos notables de plagio sugiere que, al menos en la mente de algunos investigadores, los beneficios del avance profesional a través del plagio académico superan los riesgos de ser exhibidos. Sin embargo, estos riesgos se comparten de manera desigual. La mala conducta de la investigación cuando es realizada por académicos establecidos generalmente se ve de manera más indulgente que cuando los investigadores de carrera temprana realizan el mismo tipo de mala conducta. A los académicos de alto nivel a menudo se les da un pase en casos probados de mala conducta académica, mientras que los estudiantes de carrera a menudo se exilian de las pistas de investigación o de la academia por completo. En una discusión sobre plagio académico y otros fracasos académicos, el teórico Brian Martin señala que los académicos formados en la escritura creativa tienen más herramientas para evitar o resistir los desafíos a sus abusos y prerrogativas[19]. Solo un cambio en la cultura académica, basado en un compromiso reforzado por parte de investigadores, profesores, editores y líderes institucionales para corregir plagio académico con software generalizado, desincentivará el plagio académico[20].


Quizás el entorno competitivo de la academia, las presiones para recibir subvenciones y publicar artículos, y las recompensas percibidas del prestigio académico son las principales causas que contribuyen al aumento de casos notables de plagio. Una reciente publicación académica sugiere que el plagio "puede atribuirse a varios factores motivadores, el más importante de los cuales es la presión para publicar bajo la cultura POP [Perish or Publish[21]]". Sin embargo, el plagio es solo uno de los tres llamados "pecados capitales" de la investigación académica. Junto con la fabricación de datos y la falsificación de datos, el plagio puede aparecer como el menos grave de los tres[22]. El uso generalizado de eufemismos para el plagio académico sugiere una menor preocupación por sus efectos nocivos. Donde uno hubiera esperado escuchar la palabra plagio, a veces uno encuentra expresiones oscuras como colaboración no autorizada. Los periodistas fundadores de Retraction Watch han notado la presencia de "lenguaje eufemístico y avisos que bordean lo absurdo" en muchos publicados correcciones, observamos que "algunos de los mejores ejemplos de este juego de palabras torturado implican retracciones para usar el plagio[23]". El hecho de que algunos investigadores, profesores, estudiantes y editores en disciplinas de ciencias no usen un lenguaje preciso para abordar el tema del plagio académico cuenta como evidencia de que los métodos actuales para abordar el problema son inadecuados o están mal implementados en las universidades. 


Sin duda, las acusaciones de plagio dentro de las disciplinas a veces son infundadas. Se han formulado severas acusaciones contra los contribuyentes altamente exitosos actuales en el campo de la filosofía y, sin embargo, con el tiempo se considera que las acusaciones carecen de fundamento o al menos desaparecen gradualmente de la vista[24]. A pesar de que una acusación falsa de plagio, que se considera injustificada, puede ser extremadamente perjudicial para la carrera y la reputación de un investigador, la denuncia de irregularidades académicas de buena fe sigue siendo esencial para mantener un historial académico confiable[25]. Todo texto debería cumplir con las condiciones de conocimiento, autoría, publicación, profundidad, honradez y disciplina. 


5.5 La condición del conocimiento


La condición de conocimiento indica que un elemento del registro académico hace una contribución putativa al cuerpo colectivo de afirmaciones de verdad de una disciplina. Los elementos del registro académico generalmente cumplen esta condición al informar un descubrimiento o al resumir el estado actual de lo que se conoce. La Condición del Conocimiento es tan central para el cuerpo de la literatura publicada que los elementos que luego se revelan que la violan están sujetos a algún tipo de corrección. En caso de error, las correcciones de artículos posteriores suelen ser suficientes, pero las correcciones publicadas por editores y editores (por ejemplo, retractaciones) están justificadas en casos de negligencia extrema, fraude absoluto u otras formas de mala conducta de investigación, especialmente cuando los elementos no corregidos presentan algún peligro inmediato para el público.


La centralidad de la Condición del Conocimiento puede abordarse indirectamente considerando los textos publicados que luego se desenmascaran como engaños. Por diseño, los textos falsos no pueden proporcionar una contribución directa al conocimiento. En la publicación de un texto falso, una gran cantidad de personas (editores de revistas, revisores y algunos lectores) han sido engañadas al creer que un trabajo publicado está haciendo una afirmación explícita de la verdad. Los artículos falsos se retiran o eliminan habitualmente porque su presencia no calificada en el registro académico puede impedir la difusión del conocimiento y perjudicar a los profesionales que desconocen que dichos artículos son productos auténticos de investigación. Contaminan la literatura aguas abajo cuando se consideran expresiones genuinas de investigación al confiar en los investigadores que las citan. Algunos trabajos recientes sobre ética editorial proponen que los artículos revelados como engaños deberían ser retirados, incluso cuando sus autores afirman haber cometido engaños con la mejor de las intenciones.


Desde ese punto de vista, los textos falsos publicados que intentan demostrar la supuesta debilidad de la revisión por pares en una revista en particular o mostrar una presunta falta de rigor de un subcampo en particular aún deben retirarse.


5.6 La condición de autoría


La condición de autoría requiere que un trabajo esté explícitamente vinculado a un autor, un conjunto de autores o un grupo de investigación. Además de la implicación de que los autores declarados son el origen de lo que se presenta, la exhibición de autoría ofrece una garantía de la verdad de lo que se expone en una obra. Una afiliación institucional declarada ofrece una capa adicional de credibilidad. Dicha credibilidad es especialmente valiosa cuando el trabajo informa de actividades que otros no pueden verificar fácilmente, como experimentos de laboratorio, recopilación de datos o trabajos de archivo. La condición de autoría implica que los autores están (en principio) dispuestos a defender lo que aparece impreso y recibirán serias consultas al respecto. Asegura que (al menos en principio) alguna parte identificable pueda ser considerada responsable si se descubre que un trabajo es el resultado de una mala conducta en la investigación. La condición de autoría también proporciona un referente para cualquier declaración de conflicto de intereses que acompañe a las publicaciones en algunos campos. Por estas diversas razones, solo en raras ocasiones los editores y editores permiten que los textos de investigación aparezcan en el registro académico de forma anónima o con un seudónimo no revelado[26]. La autoría clara y sin ambigüedades para productos de investigación facilita la confianza que se requiere entre los miembros de una comunidad de investigación que dependen del trabajo de otros para contribuir al desarrollo de una disciplina.


5.7 La condición de publicación


La Condición de publicación requiere que las obras académicas sean editadas, aprobadas y ampliamente difundidas por un editor académico en forma electrónica o impresa después de cierto grado de investigación. Muy a menudo, la investigación de antecedentes implica alguna forma de proceso de revisión por pares, que admite una variedad de niveles de revisión[27]. Con el advenimiento de varias tecnologías y la proliferación de ciertas iniciativas de acceso abierto, el papel de los editores tradicionales como guardianes del registro académico ha estado sujeto en los últimos años a niveles cada vez mayores de crítica. Una crítica a la publicación tradicional apareció en una retrospectiva titulada, "Convertirse en profesor con casi ninguna publicación[28]". En los últimos años se han visto varias críticas a la dependencia de los investigadores de las editoriales tradicionales. Un defensor de la reforma ha caracterizado el asunto al afirmar que el objetivo de investigación de la academia "está en competencia directa con los objetivos del editor de obtener ganancias[29]”.


En respuesta a tales puntos de vista, los defensores de la industria editorial tradicional han intentado articular más completamente los elementos de valor agregado que los editores académicos aportan a la investigación[30]. En una cuenta titulada, "¿Por qué todavía tenemos revistas?" un editor propone que un editor realice cuatro tareas indispensables: (1) certificar que un artículo ha sido sometido a un proceso de investigación de antecedentes, (2) convocar a académicos comprometidos que posean intereses y experiencia especializados, (3) seleccionar manuscritos que valgan la pena para distribuirlos a la relevante subsección de una disciplina y (4) proporcionar servicios de edición de alta calidad a autores de manuscritos[31]. Pero incluso los editores han reconocido que su relación con los investigadores varía según la disciplina, con algunos campos (por ejemplo, física de alta energía) que disfrutan de mayores grados de independencia de los editores tradicionales en el área de gestión de la revisión por pares debido a las extensas colaboraciones previas a la publicación entre los investigadores[32].


5.8 La biblioteca y las condiciones de la base de datos


El acceso a los elementos en el registro académico se fomenta tanto por la Condición de la biblioteca como por la Condición de la base de datos. El primero indica que los textos del registro académico son recopilados, alojados y catalogados por bibliotecas académicas o de investigación. Esto último indica que dichos elementos se enumeran dentro de bases de datos académicas particularizadas y de búsqueda creadas por proveedores de indexación que sirven a una disciplina o un conjunto de disciplinas estrechamente relacionadas. Tanto las condiciones de la Biblioteca como la de la Base de datos aseguran que los profesionales tengan rutas eficientes a los elementos dentro del registro académico. Los textos que no cumplen con estas dos condiciones pueden ser difíciles de descubrir para los profesionales y, por lo tanto, es poco probable que contribuyan a gran escala al trabajo de estudiantes e investigadores. La aparición de catálogos electrónicos de artículos gratuitos y sin suscripción ha afectado la forma en que algunos académicos aprenden sobre nuevas publicaciones en sus campos. Tanto Google Scholar, como Microsoft Academic son bases de datos no especializadas que enumeran documentos académicos. Como estas bases de datos no están protegidas, incluyen textos que quedan fuera de las concepciones tradicionales del registro académico. Como un crítico enmarcaría el problema, "Google Scholar indexa mucha pseudociencia”. Es quizás el índice de ciencia basura más grande del mundo[33] ”. Algunas disciplinas han visto el lanzamiento de bases de datos especializadas gratuitas basadas en la web. En filosofía, la base de datos editada por el usuario en línea gratuita PhilPapers es ahora una alternativa respetada a la base de datos tradicional basada en suscripción, The Philosopher’s Index.


5.9 La condición disciplinaria


Por último, la Condición de disciplina requiere que un trabajo pertenezca a un campo académico reconocido. Los escritos totalmente ajenos a cualquier disciplina académica existente, como los que pretenden presentar las opiniones actuales de los patrones de migración de fantasmas, o los detalles del metabolismo de los extraterrestres, no podrán ingresar al registro académico. Como algunas obras pertenecen de forma segura a más de una disciplina, es posible hacer referencia a una parte relevante o sección definible del registro académico como "el registro académico [en la disciplina x]". Desde este punto de vista, se podría decir que los textos en una área académica dada pertenecen al registro académico en la disciplina. Los documentos que aparecen en revistas multidisciplinarias pertenecen a los respectivos registros académicos de las disciplinas a las que sirve la revista. Dado que los artículos que aparecen en lugares multidisciplinarios aparecerán en las bases de datos de investigación particularizadas de cada disciplina relevante, la forma en que un trabajo satisface la condición de disciplina puede afectar la forma en que satisface la condición de la base de datos.


5.10 Trabaja en el margen del registro académico


Muchos textos de investigación académica que son diferentes en especie pertenecen de forma segura al registro académico al cumplir con las seis condiciones antes mencionadas. Lo siguiente generalmente los satisface a todos:

• Una monografía de autoría individual en una prensa universitaria.

• Una colección editada con un editor académico comercial.

• Una traducción comentada de una obra clásica con un editor académico comercial.

• Una bibliografía anotada publicada (por ejemplo, una entrada en Oxford Bibliographies Online)

• Una revisión de libros en una publicación anual con una prensa universitaria.

• Una entrada de enciclopedia electrónica actualizada regularmente con un editor académico comercial.

• La publicación de literatura académica curricular.


5.11 El expediente académico en transición


Los casos desafiantes sugieren que la unanimidad con respecto al límite preciso del registro académico es difícil de lograr. Es probable que continúen los intentos en curso para expandir el límite a la luz de los nuevos géneros en la investigación digital y las variedades emergentes de revisión posterior a la publicación. Tal vez en un futuro no muy lejano, las condiciones ya no puedan verse como las condiciones individualmente necesarias y conjuntamente suficientes que deben cumplirse para que un texto académico sea admitido indiscutiblemente en el registro académico. En cambio, se podría decir que el registro académico consiste en elementos que poseen características compartidas de acuerdo con la noción de parecido familiar de Ludwig Wittgenstein. Desde ese punto de vista, se podría decir que tales elementos comparten muchas características sin el requisito de que un conjunto completo o incluso un subconjunto definido de las características sea poseído por cada elemento en el registro académico.


El debate activo sobre el límite del registro académico a menudo se puede encontrar dentro de los comités de tenencia y promoción, en aquellas universidades con expectativas sustantivas de investigación para los miembros de su facultad. Si un texto dado "cuenta" para la tenencia o para la promoción es a menudo una discusión, por poder, de lo que constituye los límites del registro académico. Los elementos marginales, cuya inclusión como parte del registro académico está abierta a debate, no siempre avanzan en la carrera académica. Tales textos no contarán como contribuciones positivas en una universidad conservadora en seguir los modelos tradicionales de logro académico original. Se pueden encontrar debates análogos en las escuelas de licenciatura y posgrado que enfrentan propuestas de proyectos de investigación alternativos para reemplazar la tesis tradicional por publicaciones. La forma posterior a la graduación de tales proyectos a menudo es difícil de predecir, y es un desafío evaluar cómo los proyectos novedosos podrían obtener una inclusión eventual en el registro académico en alguna forma revisada y publicable.


Referencias


[1] Dunlop, R. (1999). Boundary Bay: A novel as educational research. University of British Columbia.

[2] Milech, B., & Schilo, A. (2004). ‘Exit Jesus’: Relating to the Exegesis and the Creative/Production Components of a Research Thesis. Text, 1-13.

[3] Golde, C., Bueschel, A., Jones, L., & Walker, G. E. (2006). Apprenticeship and intellectual community: Lessons from the Carnegie Initiative on the Doctorate.

[4] Golde, C. M. (2005). The role of the department and discipline in doctoral student attrition: Lessons from four departments. The Journal of Higher Education, 76(6), 669-700.

[5] Wenger, E. (1999). Communities of practice: Learning, meaning, and identity. Cambridge university press.

[6] Moses, I. (1984). Supervision of higher degree students—problem areas and possible solutions. Higher education research and development, 3(2), 153-165.

[7] Single, P. B. (2009). Demystifying dissertation writing: A streamlined process from choice of topic to final text. Stylus Publishing, LLC.

[8] Klein, D.F. (1993). Should the government assure scientific integrity? Academic Medicine, 68, S56–S59.

[9] Betts, D. D. (1992). Retraction of an article published in the Canadian Journal of Physics. Canadian Journal of Physics, 70, 289.

[10] Maddox, John. 2017. John Maddox prize. Sense About Science. http://senseaboutscience.org/

activities/2017-john-maddox-prize. Accessed 6 July 2018.

[11] Roig, Miguel. 2015. Avoiding plagiarism, self-plagiarism, and other questionable writing practices: A guide to ethical writing. 2nd ed. U.S. Department of Health and Human Services, Office of Research Integrity. https://ori.hhs.gov/sites/default/files/plagiarism.pdf.

[12] Biagioli, Mario..2016. Watch out for cheats in citation game. Nature 535: 201. https://doi.

org/10.1038/535201a.

[13] Pelikan, Jaroslov. 1992. The idea of the university: A reexamination. New Haven: Yale University

Press.

[14] Hoover, Gary A. 2006. A game-theoretic model of plagiarism. Atlantic Economic Journal 34 (4):

449–454.

[15] Cox, Adam, Russell Craig, and Dennis Tourish. 2018. Retraction statements and research malpractice in economics. Research Policy 47 (5): 924–935.

[16] Rougier, Nicolas, and John Timmer. 2017. Ten simple rules for scientific fraud & misconduct. HAL-Inria Archive Ouverte. https://hal.inria.fr/hal-01562601.

[17] Harms, Dan. 2006. Plagiarism, publishing, and the academy. Journal of Scholarly Publishing 38

(1): 1–13.

[18] Elliott, Teressa L., Linda M. Marquis, and Catherine S. Neal. 2013. Business ethics perspectives:

Faculty plagiarism and fraud. Journal of Business Ethics 112 (1): 91–99.

[19] Martin, Brian. 2016. Plagiarism, misrepresentation, and exploitation by established professionals:

Power and tactics. In Handbook of academic integrity, ed. Tracey Bretag, 913–927. Singapore:

Springer.

[20] Lu, Susan Feng, Ginger Zhe Jin, Brian Uzzi, and Benjamin Jones. 2013. The retraction penalty: Evidence from the web of science. Scientific Reports 3 (3146): 1–5. https://doi.org/10.1038/

srep03146.

[21] Moosa, Imad A. 2018. Publish or perish: Perceived benefits versus unintended consequences.

Cheltenham: Edward Elgar.

[22] Rosamond, Ben. 2002. Plagiarism, academic norms and the governance of the profession. Politics

22 (3): 167–174.

[23] Marcus, Adam, and Ivan Oransky. 2017. Is there a retraction problem? And, if so, what can we do about it? In Oxford handbook of the science of science communication, ed. Kathleen Hall Jamieson, Dan M. Kahan, and Dietram A. Scheufele, 119–126. New York: Oxford University

Press.

[24] Hansson, Sven Ove. 2017. The ethics of doing ethics. Science and Engineering Ethics 23 (1): 105–120.

[25] Fox, Mark, and Jeffrey Beall. 2014. Advice for plagiarism whistleblowers. Ethics and Behavior 24 (5): 341–349.

[26] Teixeira da Silva, Jaime A. 2017. Are pseudonyms ethical in (science) publishing? Neuroskeptic

as a case study. Science and Engineering Ethics 23 (6): 1807–1810.

[27] Tennant, Jonathan P., et al. 2017. A multi-disciplinary perspective on emergent and future innovations in peer review. F1000Research 6 (1151): 1–40. https://doi.org/10.12688/f1000research.

12037.3.

[28] Flensburg, Per. 2017. Becoming professor with almost no publications. Scandinavian Journal of Information Systems 29 (1): 1–26.

[29] Logan, Corina J. 2017. We can shift academic culture through publishing choices. F1000Research

6 (518): 1–22. https://doi.org/10.12688/f1000research.11415.2

[30] Anderson, Kent. 2018. Focusing on value – 102 things journal publishers do (2018 update). The Scholarly Kitchen, February 6. https://scholarlykitchen.sspnet.org/2018/02/06/focusing-value-

102-things-journal-publishers-2018-update.

[31] Davis, Gerald F. 2014. Why do we still have journals? Administrative Science Quarterly 59 (2): 193201.

[32] Reller, Tom. 2012. An interview with Tom Reller, Vice President, Global Corporate Relations, Elsevier. https://adametkin.wordpress.com/2012/09/04/an-interview-with-tom-reller-vicepresident-

global-corporate-relations-elsevier.

[33] Beall, Jeffrey. 2018. Scientific soundness and the problem of predatory journals. In Pseudoscience: The conspiracy against science, ed. Allison B. Kaufman and James C. Kaufman, 283–299. Cambridge, MA: The MIT Press.