Texto universitario

_____________________________

 

Módulo 6. Gestor de referencias   


6.1 Introducción a la referencia, bibliografía y cita


“Un autor está influenciado por más fuentes de las que cita, pero las citas son un buen lugar para comenzar a buscar para comprender las influencias de un autor”.



El lunes por la mañana. Rogelio introduce la llave del coche en el encendido, pero no pasa nada: el motor ni siquiera tose. El silencio del motor le preocupa. Mirando con más cuidado, se da cuenta de que el indicador de batería baja está parpadeando. Después de algunos intentos fallidos, se da por vencido y llama al mecánico. Por teléfono le explica que, anoche su hermano, olvidó apagar las luces del coche (es una mentira), Rogelio lo hizo, pero está demasiado avergonzado para admitirlo y ahora la batería está descargada. El mecánico le dice a Rogelio que debe mirar el manual de operación del coche, que explica cómo utilizar los cables de salto para arrancar el motor. Por suerte, el vecino sigue las instrucciones, resuelve el problema y finalmente conduce a la universidad.


Este episodio cotidiano será nuestra “mosca de la fruta” o modelo de laboratorio, ya que proporciona suficientes detalles para ilustrar las muchas maneras en que entendemos la información. Nuestro primer paso será definir la información en términos de datos. 


En las últimas décadas, se ha vuelto común adoptar una Definición General de Información (GDI) en términos de datos + significado. GDI se ha convertido en un estándar operativo, especialmente en campos que tratan los datos y la información como entidades refinadas, es decir, cosas que se pueden manipular dentro de la minería de datos o la gestión de información. Una forma sencilla de formular GDI es como definición tripartita:


GDI es un un ejemplo de información, entendida como contenido semántico, sí y solo si:


1. a consiste en n datos, para Imagen

2. Los datos están bien formados

3. Los datos bien formados son significativos


Según (1), la información se hace de los datos. En (2) “bien formados” significa que los datos se ajustan correctamente a una estructura, de acuerdo con las reglas de la sintaxis que rigen el sistema, código o lenguaje elegido que utiliza. La sintaxis aquí debe entenderse en general como la lógica, no solo lingüística, que determina la forma, construcción, composición o la estructura de datos de algo. Ingenieros, científicos, médicos, químicos farmacobiólogos, economistas…, hablan de sintaxis en este sentido amplio. En nuestro ejemplo la estructura de datos, el manual de operación del coche puede mostrar una imagen bidimensional de cómo arrancar un coche. Esta sintaxis pictórica incluida la perspectiva lineal que representa el espacio mediante líneas paralelas convergentes, hace que la ilustración sea potencialmente significativa para el usuario. Todavía en el mismo ejemplo; la batería real necesita estar conectada al motor de manera correcta en su polaridad eléctrica para funcionar correctamente: esto sigue siendo sintaxis, en términos de la correcta arquitectura física del sistema (por lo tanto, una batería desconectada es un problema sintáctico. Y, por supuesto, la conversación de Rogelio y su mecánico sigue las reglas de la estructura del español, pero también las de la sintaxis de sentido del funcionamiento del coche. 


En cuanto (3), aquí es donde finalmente se produce la semántica. Significado de los datos que deben cumplir los significados de la estructura semántica del sistema que les da contexto, código o lenguaje elegido en cuestión. La información semántica no es necesariamente lingüística, es conocimiento de un coche, de la fotosíntesis, del sistema solar, de todos los sistemas de este universo. El significado dentro del espacio de lo real o lo virtual como lo lingüístico hacen que los datos puedan llegar a tener significado y una función asignada dentro de un sistema semiótico con un lenguaje natural o artificial (matemáticas, música, ++C,…) con respeto al problema de referencia entre el símbolo y lo que invoca. Los datos constituyen unidades de información que significan independiente de la información estructurada (conocimiento). Los datos son portadores de información independientes del informe analítico de ellos. Es muy difícil atender esta abstracción, pero de esta depende darse cuenta que los datos de referencia en un documento es un mecanismo de:


1. Dar cuenta de premisas.

2. Fundamentar con proposiciones que presentan la evidencia.

3. Conexiones cruzadas en el conocimiento.

4. Respeto moral, de autoría y elegancia en el discurso de disertación o de ficción. 


Tenemos los datos pero no tenemos información todavía, es decir, tenemos notas extraídas en la revisión de la literatura disponible, pero aún no es información estructurada. La información estructura se da al cruzar analíticamente estos datos. Pueden ser cruces en forma de proposiciones, cláusulas y argumentos. Estas estructuras son primarias, las estructuras superiores son fundamentar, justificar, explicar, demostrar, calcular, realizar hipótesis, ensayar soluciones, narra los hechos…, dentro de estructuras superiores como la tesis, ensayo, revisión, patente, poema, síntesis, reseña, resumen…, que son la capa de textualidad superior.


Está claro que aquí un dato es una premisa con referencia a un experimento o a un informe de investigación, libro, anual, noticia. Llamaremos cita textual a un dato sin parafraseo y cita implícita a un dato con parafraseo; ambas debemos evaluar construir la referencia al documento que da fe de su objetividad. Un dato citado y reverenciado, en un momento dado surge de la investigación documental y de la investigación experimental u observación testimonia. Los datos son señales o estados físicos de los sistemas están en una nube de entropía e incertidumbre. Los datos son en el universo incertidumbre + entropía + información, el resultado intelectual de transformar la información potencial (entropía) en información estructurada (conocimiento). 


Hay siempre una dependencia de la información estructurada con la aparición de los datos sintácticamente bien formados (en proposiciones, cláusulas, argumentos, narrativas). El formato, el medio o el idioma en que se codifican los datos, a menudo son irrelevantes y no se deben considerar más allá de estos adjetivos, dado que lo único que importa en el fondo es la semántica del sistema que les da significado en su estructura. 


Nuestra comprensión del universo se basa firmemente no solo en ideas discretas o unitarias, sino también en muchas ideas con la intensidad de producir estructuras superiores del pensamiento. Así es como un dato de corrimiento al rojo, las ondas de gravedad, los espectros de frecuencias de las estrellas, el genoma, síntomas clínicos…, llegan a ser computables hasta generar conocimiento sobre el universo. Estos cálculos lógicos observados dentro de interacciones de variables de sistemas, proyectan juicios matemáticos, conceptuales, teóricos. Que claramente, son la sustancia específica que intenta ganar objetividad en la transformación de datos a conocimiento. La ventaja de los datos es que son muy resistentes a ser falseables en su contenido; pero no son invencibles en su precisión. Puede decirse que las citas y referencias, son una vista inteligente de conexiones de ideas, datos, hechos, teorías… Dispositivos que crean circuitos que están programados para argumentar la existencia y lo verdadero. 


Imagen

Figura 6.1 Tipos de datos


6.2 Tipos de información


Información primaria. Estos son datos almacenados, registros en una bases de datos, hoja de cálculo, matrices de números, arreglos de vectores de cadenas; son los datos que un sistema de gestión (modelo experimental, testimonios, entrevistas). Normalmente cuando se habla de datos y de la información primaria constituyen implícitamente o por default a una instancia de datos primario, es decir, al producto de medición más directo de la realidad. 


Información secundaria. Estos son datos primarios que son organizadas en revisiones o modelos teóricos que los explican. Cuando se enfatiza en información secundaria generalmente se refiere al procesamiento de información primaria para alcanzar estructuras superiores conceptuales, teóricas, de inferencia que permitan sacar explicaciones, demostraciones, justificaciones.


Información metadata. Es información del comportamiento de generalizaciones de datos primarios, consecuencias de informaciones secundarias en forma de síntesis de disertación. La naturaleza de esta información crea marcos teóricos de referencia, epistemología de la objetividad. La literatura académica es una forma de metadata que intenta crear formas de conocimiento sobre el conocimiento.


Información de datos operacionales. Esta información es relativa a los modelos de experimentales o evaluación de los estados de rendimiento de sistemas. En consecuencia, la información operativa es información sobre la dinámica de los sistemas de gestión de información sobre otros sistemas. Manuales de operación, diseños experimentales, catálogo de conceptos operativos (variables de operación) son documentos característicos de este nivel de información.


Información de datos derivados. Se trata de procesos intelectuales de fuentes indirectas información que se utilizan para buscar patrones, pistas, notas, evidencias inferenciales sobre cosas distintas a las abordadas directamente para el análisis comparativo y cuantitativo. Esta categoría es difícil de especificar, pero para un investigador por ejemplo, es la información guardada en gestores de referencia de datos sobre fuentes de otros tipos documentadas. Un sistema de toma de notas (ficheros de trabajo, son un buen ejemplo de una fuente datos derivada).


La información ambiental se refiere a un espacio de significado independiente del productor/informador inteligente. Es el contexto de observación de alguna capa subyacente de la realidad ontológica o metafísica, que el investigador la vuelve analíticas para convertir en medio de la incertidumbre la entropía en información potencial. 


Información de contenido semántica, es la producción de conceptos operativos y teóricos  dentro de un espacio de significado amparado por teorías que les dan sentido. La información semántica puede ser sobre un espacio fáctico o instructivo. Una pieza de información de contenido semántico es por ejemplo, las variables operativas que definen el planteamiento del problema científico; son los conceptos o propiedades en que se descompone un objeto abstracto para dar sus campos de propiedades que lo definen (muy propio del diseño de bases de datos). La estructura está en realidad formada de contenido semántico; las proposiciones y cláusulas dentro del discurso científico. El contenido semántico de fundamentos científicos, modelos matemáticos, químicos, psicológicos…, es una forma normativa que tienen las profesiones de referir a su lenguaje sustantivo que emplean para resolver problemas muy propios.


Enseguida, en este apartado, se analizan los conceptos básicos relacionados con el proceso de referencia como base para el uso eficaz de los programas de software de gestión de referencias, como Mendeley.


6.3 Fuentes de información documentales 


Existen diferentes fuentes documentales que permiten en una investigación conocer el estado del arte de un tópico de interés, es decir, identificar las preguntas previas que se han respondido en ese campo de estudio o los huecos que aún no se han explorado, dando origen a nuevas preguntas de investigación, hipótesis y también son una base fehaciente con la cual sostener tus inferencias, argumentos, contrastar y confrontar tus hallazgos de investigación con los obtenidos bajo el rigor científico y que han sido publicados en libros, revistas científicas, tesis, etc. 


Las fuentes documentales pueden ser primarias, secundarias o terciarias. Las fuentes primarias son obras originales como los artículos publicados por primera vez en revistas científicas, congresos, tesis, etc.). Las fuentes secundarias, son libros y artículos que analizan fuentes primarias escritas por otros investigadores, también incluye enciclopedias especializadas y diccionarios. Este tipo de fuentes, permiten a los investigadores mantenerse actualizados sobre el estado del arte sobre la línea de investigación que desarrolla y reconoce en estos documentos, los objetivos claros de otros científicos, es decir, imagine que es la forma en que un colega suyo hablaría con usted de una investigación. Mientras que son consideradas fuentes terciarias, aquellas basadas en fuentes secundarias como enciclopedias generales, periódicos o revistas no científicas o libros comerciales, generalmente dirigida a un público no especializado[1]. 


Al seleccionar sus fuentes de información, debes citarlas correctamente en tu tesis, artículo, libro etc., esto dará credibilidad y confianza a tus lectores sobre la seriedad de tu trabajo, por el contrario, si al buscar las fuentes en las que sustentaste tu trabajo no están bien definidas, y son accesibles para corroborar la información o ampliar sus intereses en el tema, entonces tu trabajo perderá credibilidad.


La investigación y la escritura son partes integrales del trabajo profesional para investigadores y académicos. Los manuscritos científicos comúnmente incluyen referencias relacionadas a su tema de investigación disponibles en la literatura, como un acto de honradez a las ideas y al trabajo previamente publicado bajo rigurosos estándares de calidad, innovación, pertinencia y confiabilidad de las ideas de sus pares de investigación. La inclusión de referencias en manuscritos corrobora argumentos con evidencia, así como reconoce la fuente de información a la que se hace referencia. 


6.4 Métricas científicas en la calidad documental: Bibliometría


Las métricas establecidas en la comunidad científica y el factor de impacto de las fuentes utilizadas, cada vez son de mayor exigencia. El factor de “impacto” de una revista domina actualmente la publicación científica, y sirve como uno de los principales criterios para juzgar la importancia de una revista. El "Diccionario de inglés de Oxford" define "impacto" como "un efecto o influencia marcada"; y en la Ciencia, este impacto se cuantifica mediante el "factor de impacto", denominado así desde 1961 por Eugene Garfield, fundador del Instituto de Información Científica (ISI). El ISI, está incorporado en la Web del Conocimiento de Thomson-Reuters, que incluye el importante Science Citation Index (SCI) y Social Science Citation Index (SSCI). El factor de impacto, que Thomson-Reuters calcula, se ha vuelto universal[2]. Este factor de impacto representa en una comunidad científica su visibilidad, el liderazgo en el pensamiento, que sus hallazgos son vigentes y relevantes en el rango de la exploración de frontera en el conocimiento, es decir, representa un claro impacto en el modo económico, tecnológico y cosmovisión del hombre.


6.5 Cálculo del factor de impacto 


Número de citas de artículos en una revista en un año (por ejemplo, 2012)

÷

Número de artículos publicados en esa revista en los 2 años anteriores (por ejemplo, 2010 y 2011)

FACTOR DE IMPACTO


Las organizaciones que clasifican la producción de publicaciones de investigación, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial, dependen casi exclusivamente de la revista, el artículo de investigación y los datos de citas producidos por las fuentes de Thomson Reuters. Sin embargo, a pesar de que el factor de impacto está bien arraigado en el mundo de la publicación científica, también existen discrepancias en los criterios de su uso. De acuerdo a lo reportado por Englander (2014[3])), se ha argumento que "las citas son una medida superficial de la calidad o el impacto de la investigación"; otras de las críticas que Englander reporta obtenidas de diferentes fuentes científicas, son las siguientes: 


• Las métricas actuales "socavan, en lugar de fomentar y recompensar" (Adler y Harzing 2009, p. 3).

• La base de dos años para contar las citas puede perjudicar a las revistas o disciplinas con plazos de publicación más largos, de modo que no se refleje con precisión el número de citas que acumularía un artículo dentro de dos años.

• Las revistas que publican muchos más artículos, y las disciplinas que tienen muchas más revistas, pueden obtener factores de mayor impacto. En consecuencia, las grandes revistas en grandes disciplinas se ven favorecidas sobre las más pequeñas y altamente especializadas, y esto puede no ser un reflejo verdadero de la importancia de una revista.

• Los investigadores jóvenes que están tratando de construir un archivo de tenencia y promoción pueden evitar las revistas más especializadas con factores de menor impacto a pesar de que el trabajo "sería mejor apreciado, publicado más rápidamente y tal vez tendría más impacto si se publicaran en revistas especializadas. Esta práctica finalmente retrasa la difusión de ideas en la literatura de investigación y ahoga el diálogo académico ”(Segalla 2008, citado en Adler y Harzing 2009, p. 75).

• Las políticas de las revistas a veces alientan a los autores a citar otros artículos publicados por esa misma revista que pueden interferir con una indicación objetiva de impacto.

• Los factores de impacto se utilizan para fines no previstos. Por ejemplo, los factores de impacto a veces se utilizan para evaluar a las personas (con el propósito de contratar, mantener y otorgar derechos) y departamentos académicos e instituciones.


Por otro lado, los índices internacionales, también se han utilizado como referente de la calidad de las universidades y de su personal en todo el mundo. Por ejemplo, las listas de la revista Times Higher Education y la Universidad Jiao Tong de Shanghai al tener una gran visibilidad, determinan las clasificaciones universitarias mediante una combinación de criterios, que incluye la cantidad de fondos de investigación obtenidos, la proporción de profesores y estudiantes y el número de títulos otorgados. Sin duda, el recuento de citas es valioso para determinar la importancia del trabajo publicado, es decir, son una medida de la "calidad" del trabajo basado en la premisa de que cuanto más frecuentemente se cite un artículo, mayor será la calidad de ese documento y del trabajo realizado por ese grupo de investigación.


Ejemplo de una cita en el texto y su correspondiente referencia o bibliografía en relación con la anatomía de un manuscrito.

Imagen


6.6 Cita y referencia bibliográfica 


Una referencia es una breve descripción o nota que contiene información sobre la fuente. Es el acto de honestidad intelectual en donde un escritor, investigador, etc., expresa de forma ética el reconocimiento que un trabajo previo aporta a su propio trabajo de investigación, es un recurso en la literatura científico-académica para sustentar y consolidar nuestra propia postura y experiencia en la escritura; puede usarlo como apoyo para explicar y defender sus propias ideas, o puede servir como cimientos de la confrontación de las ideas. De acuerdo con Angulo (2013), al citar el investigador cubre su deuda con la comunidad académica al someter sus nuevos hallazgos al escrutinio de sus pares y generando nuevo conocimiento; lo que al mismo tiempo explica la importancia de la intertextualidad en la construcción del conocimiento implícita en la cita[4]. Por otra parte, las referencias permiten al lector acceder y verificar la fuente original de información. Al conocer la dirección de la fuente, un lector puede buscar la revista/libro/sitio web, etc. en el que se publicó el material original para profundizar en las ideas del autor. Una evaluación de la literatura de conocimiento de la experiencia de marca consiste en el uso de datos bibliométricos para identificar la dirección de investigación futura.


La lista de referencias se coloca después del último capítulo del texto, se enumeran todas las referencias de las citas incluidas en el documento. En libros por ejemplo, se puede adicionar esta lista de referencias o bibliografía al finalizar cada uno de los capítulos[5]. 


6.7 Las citas dentro del texto


Las citas dentro de un texto deben escribirse entre paréntesis, como subíndices o como parte de una declaración, puede incluirse con un número que señala el orden en que aparece el autor o los autores dentro de la obra y el año de publicación. Si hay dos autores para una referencia particular, cite los nombres en el orden en que aparecen (Morty y Ziebuhr, 2020). Si hay más de dos autores en una misma referencia entonces se usa et al y el año de publicación (Lan et al., 2020). 


Es posible que bajo un argumento sea necesario citar más de una fuente de referencia, por los que deben incluirse, generalmente del más antiguo al más recientemente publicado o en su defecto, por orden alfabético y separados por un punto y coma (;) (Morty y Ziebuhr, 2020; Lan et al., 2020). También es posible, que una misma cita aparezca más de una vez en un texto, por lo que se agrega una letra, a, b, etc, de acuerdo al orden de aparición en el texto. También pueden incluirse citas indirectas, es decir, si en un documento parafraseas las ideas , resultados de investigación de un autor o investigador, o te refieres a alguna idea contenida en una obra que no es de tu autoría, es muy importante dejarlo indicado y dejar claro dónde termina la idea del otro autor e inician tus propias ideas en la obra. 


A continuación se muestran algunos ejemplos: 


Los orígenes del virus de la influenza de 1918. La pandemia de influenza de 1918 a menudo se conoce coloquialmente como la pandemia de influenza "española". Sin embargo, es poco probable que el virus de la gripe de 1918 se haya originado en España. En cambio, los casos de influenza se informaron ampliamente en España debido al hecho de que, como país neutral en la Guerra Mundial I, España no practicaba la censura en la prensa (1). 


Los orígenes del virus de la influenza de 1918. La pandemia de influenza de 1918 a menudo se conoce coloquialmente como la pandemia de influenza "española". Sin embargo, es poco probable que el virus de la gripe de 1918 se haya originado en España. En cambio, los casos de influenza se informaron ampliamente en España debido al hecho de que, como país neutral en la Guerra Mundial I, España no practicaba la censura en la prensa (Short et al., 2018). 


De acuerdo con Short et al., (2018), Los orígenes del virus de la influenza de 1918. La pandemia de influenza de 1918 a menudo se conoce coloquialmente como la pandemia de influenza "española". Sin embargo, es poco probable que el virus de la gripe de 1918 se haya originado en España. En cambio, los casos de influenza se informaron ampliamente en España debido al hecho de que, como país neutral en la Guerra Mundial I, España no practicaba la censura en la prensa. 


El mundo ahora se encuentra en las garras de una pandemia de coronavirus. Este es nuestro tercer pincel con un coronavirus zoonótico recientemente emergente desde el cambio de milenio. El primero de estos tres episodios comenzó como una epidemia de enfermedad respiratoria grave de origen zoonótico que surgió en noviembre de 2002 en Foshan, provincia de Guangdong, República Popular de China (41, 42).

  El reordenamiento ocurre cuando dos cepas del virus de la influenza coinfectan la misma célula, lo que facilita la aparición de un nuevo virus "reordenado" que contiene una nueva constelación de genes. El reordenamiento entre los virus de la influenza aviar y humana dio lugar a las pandemias de influenza de 1957 y 1968 (Scholtissek et al., 1978; Kawaoka et al., 1989; Schäfer et al., 1993). 


“En contraste, la pandemia de influenza de 2009 resultó de un evento de reordenamiento entre los virus de influenza aviar, humana y porcina“ (Garten et al., 2009; Smith et al., 2009b).


6.8 Bibliografía o lista de referencias 


La anatomía o estructura general de una referencia incluye: a) Datos bibliográficos (autores, editores, traductores) y, b) Datos de identificación de la fuente (título, subtítulo, número de páginas, número volumen, número de edición y fecha de publicación, quién publicó la fuente y cuándo, nombre del editor, lugar de publicación y fecha. El registro ISBN en libros o el DOI en artículos y revisiones científicas, y la URL en la que se encuentra disponible el documento. El orden en que aparece esta información es dependiente de los criterios o estilos editoriales adoptados; hay una gran variabilidad aunque existen algunos estilos más comunes. A continuación se presentan algunos patrones básicos y ejemplos de varios tipos comunes de fuentes, se muestra qué elementos deben incluirse y su orden al citar varios tipos comunes de fuentes en las bibliografía, cuál es la puntuación, capitalización de títulos y tipografía de los elementos. 


La lista de referencias y referencias bibliográficas pueden incluirse al final del manuscrito como notas finales, o al final de cada página como notas al pie. Una lista de referencias es una lista de referencias numeradas u ordenadas alfabéticamente que se citan en el texto del manuscrito como notas finales o notas al pie. 


Bibliografía es un término típicamente utilizado para indicar una lista completa de todos los recursos que el autor ha consultado durante la investigación. Puede incluir recursos además de los citados en el texto. Tenga en cuenta que los términos bibliografía y lista de referencias a menudo se usan indistintamente en la práctica común


Hay dos estilos principales de formateo de citas y referencias en texto en un documento: el estilo de fecha de autor y el estilo de nota al pie/nota al final (también conocido como el estilo numerado). Además, existe una gran diversidad de estilos bibliográficos recomendados por revistas científicas y asociaciones profesionales como la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), la Asociación Americana de Psicología (APA) y la Asociación Médica Americana (AMA). Por mencionar algunos incluiremos los siguientes estilos: Vancouver, Harvard Style, Nature, Science, Peer Journal, Chicago Manual of Style, IEEE, Frontiers Journal, American Sociological Association, Modern Humanities Research Association, Modern Lenguage Association, PLOS ONE, American Psychological Association, American Political Science Association, etc. 


6.9 Estilo Harvard 


El estilo Harvard es un ejemplo del estilo autor-fecha, la cita en el cuerpo del texto indica al autor (es) y el año de publicación, y se incluye una lista de referencias ordenadas alfabéticamente al final del manuscrito.


Imagen


Imagen


Imagen


6.10 Estilo Vancouver 


Otro de los estilos bibliográficos más comúnmente utilizados en áreas de la salud por ejemplo, se encuentra el estilo Vancouver, es un ejemplo del estilo de nota al pie/nota al final. En este estilo la cita en el texto consiste en un número, y al final del manuscrito se incluye una lista de referencias numeradas, en orden de aparición en el texto. A continuación se presentan algunos ejemplos: 


Imagen


Imagen





Imagen


6.11 Gestores de referencias 


Los programas de gestión de referencia se introdujeron por primera vez en la década de 1980, en la actualidad juegan un rol muy importante para todos los autores-escritores en disciplinas académicas y de investigación científica. Y es que estos programas on-line y software disponibles para citar referencias no solo permiten optimizar los tiempos haciendo de esta tarea algo más sencillo y efectivo en la gestión de referencias, creación de bibliografías y generar una lista de referencias en un estilo bibliográfico debidamente formateado, sino que se han convertido en herramientas básicas para almacenar y mantener la información organizada, ampliar la búsqueda de pares o grupos de investigación, docencia, científicas, y conocer la información publicada más reciente y que se encuentra en la frontera del conocimiento. Los gestores de referencia permiten ampliar los límites de la información científica o académica considerados de más alto impacto; permiten crear bibliotecas digitales personalizadas (o base de datos) de referencias que pueden ser clasificadas, compartidas entre un grupo de trabajo e insertar o modificar fácilmente en un manuscrito para crear bibliografías precisas[6].


Entre los gestores de referencias bibliográfica más conocidos (De pago o gratuitos) podemos mencionar los siguientes: EndNote® (Clarivate Analytics (https://endnote.com/), Mendeley de Elsevier, RefWorks ofrecido por ProQuest https://refworks.proquest.com, Citavi ofrecido por Swiss Academic Software (https://www.citavi.com/en) y Zotero ofrecido por el Centro de Historia y Nuevos Medios de la Universidad George Mason (https://www.zotero.org/).


En el siguiente apartado hablaremos de Mendeley, un software gratuito diseñado para cualquier persona que pueda acceder sin previo conocimiento en este u otros programas de gestión de referencias. En unos pocos clics permite accesar a tu biblioteca personal Mendeley, ya sea desde tu navegador o importar cualquier documento desde tu escritorio, puedes hacer una búsqueda en la biblioteca por múltiples criterios, como autor, título, revista, año o palabras clave. Es posible almacenar artículos de revistas, periódicos, libros y secciones de libros, tesis e informes, patentes, reportes, páginas web, etc. 


Al generar tus bibliotecas digitales, es posible insertar fácilmente citas dentro del cuerpo de los textos y crear automáticamente una bibliografía con el formato específico deseado. 

MENDELEY DESKTOP




Da vida a su investigación, 

para que pueda tener un impacto en el mañana



Imagen



Imagen

Imagen



Imagen


Descripción general del uso de Mendeley para gestionar tus referencias


Imagen


1. Descargar Mendeley Desktop


Descarga con cualquier navegador Web desde la página oficial:


Imagen



Para macOS

https://www.mendeley.com/download-desktop-new/

Para Windows

https://www.mendeley.com/download-desktop-new/windows

Para Linux

https://www.mendeley.com/download-desktop-new/linux

2. Genera tu cuenta Mendeley desde 

https://www.mendeley.com/?interaction_required=true


Ventana principal de Mendeley 

  

1. Genera tu biblioteca Mendeley 



Herramientas Mendeley 


Barra de herramientas 


Imagen



1. Opciones generales para adicionar archivos, carpetas, sincronizar tu biblioteca, etc.

2. Herramientas generales para cortar, pegar o copiar parte de los documentos etc.

3. Opciones de visualización de tus contenidos en tu pantalla desde Mendeley

4. Contiene diferentes herramientas de interacción, generar grupos entre colegas, vincular word, etc.

5. Ayuda o soporte técnico durante tu navegación en Mendeley.

6. Importar documentos a tu colección o biblioteca (archivos, carpetas, ver carpetas, adicionar manualmente archivos).

7. Generar o eliminar carpetas.

8. Recomendar documentos relacionados

9. Sincronizar tu librería con Mendeley Web.

10. Abre la guía en línea para Mendeley.

  1. Imagen

Imagen

En las Imag6 de arriba por ejemplo, la carpeta madre se llama Artículos de investigación, y dentro de ella se encuentra la subcarpeta plantas, y en plantas la subcarpeta fisiología (Panel A). Para agregar una carpeta independiente, seleccionamos la carpeta madre y agregamos una subcarpeta, la nombraremos Nanomateriales, y dentro de ella pondremos la de Nanotubos. Puedes ver cómo quedan independientes las subcarpetas (Panel C), lo que te permite ir organizando tu información de acuerdo a los temas, o en jerarquía. Puedes agregar tantas carpetas o folders como consideres pertinente para organizar adecuadamente la información. 


Cómo adicionar documentos

Puedes incluir los documentos de diferentes formas: 

1) Puedes ingresar directamente desde motores de búsqueda y bases de datos académicas (Scopus®, Web of Science®, PubMed®, Ovid®, la Biblioteca del Congreso, Google Scholar) y descargar y guardar los archivos pdf hasta alguna carpeta bien identificada en tu pc, para depués subirlos a la plataforma Mendeley, esta opción asegura que siempre esté disponible el archivo pdf para su consulta.

2) Puedes buscar tus documentos de interés en motores de búsqueda y bases de datos académicas y vincularlos desde esa página directamente a tu cuenta mendeley.

3) Desde tu ventana Mendeley localiza el buscador en el panel izquierdo en la parte superior, desde ahí puedes incluir palabras, clave, autores, títulos, etc y Mendeley rastreará los documentos bajo ese criterio de búsqueda y te dará las opciones disponibles en la web. 

Tanto en la opción 2 como 3, es posible que no esté disponible el pdf, pero sí la información general de los archivos que te permita generar la referencia correspondiente: título, autor (es), DOI (Digital Object Identifier:, que es un identificador único y permanente para las publicaciones electrónicas. Proporciona información sobre la descripción de los objetos digitales (revistas, artículos, etc y su localización en internet, a través de metadatos (autor, título, datos de publicación, etc.), o ISBN (International standard book number, número estándar internacional de libro o número de identificación internacional asignado a los libros) , capítulo, número de páginas, volumen, etc.


Imagen

Al abrirlos en Mendeley, en el panel derecho te aparecerá la información del artículo, libro, etc, que acabas de subir, por lo que es muy importante revisar que la información del panel derecho  corresponda con la información que aparece dentro del documento, es decir, que el título sea correcto, al igual que los autores, año de publicación, DOI o ISBN dependiendo del tipo de documento del que se trata, esto asegurará que cuando insertes tu bibliografía en archivos word, la información sea correcta. 




Imagen


Ingresa documentos desde una página Web


Para generar tu biblioteca Mendeley desde motores de búsqueda y bases de datos académicas, puedes obtener en automático metadatos y archivos PDF (si están disponibles) desde la página web utilizando el complemento Web Importer plugin desde los principales navegadores Google Chrome, FireFox, Safari, IE10 (puedes descargarlo desde https://www.mendeley.com/reference-management/web-importer/.

Una vez que selecciones el artículo o lista de títulos en tu página de navegación, debes localizar y hacer clic en el ícono de extensión de Mendeley Web en la barra de herramientas.


Se desplegará la ventana de ingreso y posteriormente te pedirá los datos de ingreso a tu cuenta Mendeley, o si previamente los habías ingresado te enviará directamente a tu biblioteca Mendeley, ahí deberás seleccionar la carpeta en la que deseas guardar el PDF o la información del artículo que deseas guardar, si aún no generas carpetas para organizar tu biblioteca debes hacerlo. 



Imagen


Por ejemplo, para guardar el artículo anterior, seleccione la opción Export y después Save to Mendeley, se desplegará una ventana como a continuación donde aparecen tus carpetas que generaste en Mendeley, selecciona la que corresponda con tu nuevo documento, por ejemplo la carpeta de “Fitotoxicidad”, posteriormente, puedes verificar que el archivo se guardó en tu Librería Mendeley. 


Imagen



También es posible, que requieras buscar la opción de Mendeley desde las herramientas disponibles dentro de los diferentes criterios de diseño de cada revista científica o editorial. Debes seleccionar de Citations Tools, donde se desplegará la opción Mendeley y guardar tu documento.


Imagen

6.12 Búsqueda de documentos desde Mendeley 


En el panel izquierdo de tu pantalla en Mendeley, se encuentra el buscador “Research literature”, donde podrás incluir algún título de tu interés, palabras clave, autores, registro DOI o ISBN. De esta manera, puedes localizar los documentos de tu interés y los que están relacionados, por lo que tu búsqueda es más completa. Por ejemplo, mi interés fue encontrar algún artículo de investigación sobre el COVID- 19, así que incluí esa palabra en mi buscador, y me dio como resultado una lista de los artículos científicos recientes sobre el tema seleccionado; si no me interesan todos los aspectos generales sobre el COVID-19, entonces puedo delimitar mi búsqueda, por ejemplo con las palabras “vaccines for COVID-19”, de esta manera vas delimitando los criterios de tu búsqueda. Puedes posteriormente guardar la referencia correspondiente a los artículos de tu interés para futuras consultas o para citar dicha información. 


Imagen


6.13 Cómo vincular tu biblioteca Mendeley a Word


Una vez que instalaste Mendeley y cuentas con una cuenta, será muy fácil vincular desde tu biblioteca, tus citas y referencias a word. Para empezar asegúrate que word esté cerrado, y abre tu ventana principal de Mendeley, ahí en tu barra principal, en la opción de herramientas encontrarás la opción Install MS Word Plugin, esta opción habilitará en tu hoja de word las herramientas de Mendeley. Cuando ha sido previamente instalada o deseas quitarla aparecerá como Unnstall MS Word Plugin. 




Imagen

Una vez que habilitas esta opción, al abrir la página en word en la opción de referencias, te aparecerán las herramientas para vincular automáticamente tus citas y bibliografía desde tu biblioteca Digital Mendeley. 

Imagen

Una vez activas estas herramientas será muy fácil incluir tus citas y referencias. 


Inicia por escribir algún fragmento de un manuscrito, libro, artículo etc, y procede a adicionar la cita correspondiente desde Mendeley, por ejemplo 


Imagen



Si deseamos incluir la cita correspondiente al final del párrafo, ponemos el cursor en donde corresponde y nos vamos a la opción Inser or Edit Citation, ahí se desplegará un cuadro en donde podemos incluir al autor que deseamos incluir, el nombre del artículo, palabras clave o el año de publicación. 


Imagen


Por ejemplo del fragmento anterior el autor es Rexin y colaboradores, entonces ponemos ese apellido en el recuadro que se abrió y observamos en este caso, que solo hay un artículo en mi biblioteca que corresponde con ese criterio de búsqueda. En su defecto, si existieran más opciones nos corresponde seleccionar el que corresponde. 


Imagen

Una vez seleccionado el archivo que corresponde, damos clic en ok para aceptar y observamos que la cita se incluye en nuestro texto. 

Imagen


Si además de este autor, requerimos que otras citas se incluyan en el mismo argumento, podemos dar clic en la referencia que deseamos modificar, después nuevamente vamos a la opción Inser or Edit Citation y adicionar los demás autores. 



Imagen


Imagen

Una vez que incluiste las citas correspondientes dentro del cuerpo del texto, ve al final del capítulo (en el caso de libros) o del documento (artículos, revisiones científicas) e incluye la bibliografía correspondiente. Para ello, damos clic en donde queremos poner la bibliografía y después en word- herramientas de Mendeley seleccionamos la opción de Insert Bibliography. 


Imagen


Imagen


En el ejemplo anterior, como puedes observar, el estilo de referencia es Harvard, si deseas cambiar ese estilo por otro, en Referencias-herramientas Mendeley aparece la opción Style, al seleccionarla te da algunos estilos opcionales que puedes usar, o la opción de More styles, que te despliega un cuadro en donde puedes especificar el estilo que requieres e instalarlo para tu uso: 


6.14 Estilo Chicago 

Imagen

6.15 Estilo Nature 


Imagen



Puedes modificar el estilo de referencia bibliográfica con solo un clic. 


6.16 Mendeley y sus herramientas


La biblioteca digital de Mendeley, además de permitirte tener organizados tus archivos y automatizar las citas y bibliografía con Word, contiene otras herramientas: Highlight, permite resaltar palabras, frases, o ideas que consideres importantes, diferentes, o que son de tu atención por alguna razón. Contiene diferentes colores opcionales que te permitirá designar prioridades o significados a cada opción remarcada. Incluye la opción de zoom, que permite aumentar o reducir el tamaño del campo de observación en tu pantalla, se ajusta a las necesidades de cada lector para observar la pantalla y sus contenidos. Otra de las herramientas de Mendeley es la opción de incluir notas, es de suma importancia esta opción, no solo porque deja evidencia de las ideas o frases que alcanzaron tu interés en el texto, sino que es una opción para ir generando nuevas preguntas, hipótesis, contrastar ideas, fundamentar, explicar tus propias premisas, hipótesis, inferencias, etc., todo ello de una forma organizada. 


Mendeley además permite que estas líneas subrayadas y las notas que incluiste puedan estar disponibles si requieres en otra pc, iphad, etc. Para ello en la barra principal encontrarás la opción Sync Imagen, al hacer clic en ella se guardan los cambios que hayas agregado en tu biblioteca digital y los sincroniza para que puedan estar disponibles en otro sitio desde el cual ingreses a tu cuenta Mendeley. Ademas, puedes guardar estas anotaciones en tu pc desde File-export PDF(s) with annotations. 


También es posible compartir tu biblioteca digital, parcial o completamente desde la opción File-export o File-Export en y desde diferentes formatos, que permitan vincular tus archivos desde Mendeley a otros programas como EndNot u otros gestores de referencias o desde otros gestores de referencia a Mendeley. 


Para exportar, debes seleccionar la carpeta o archivos que deseas exportar, ir a files-export y se desplegará el recuadro presentado a continuación; debes definir el nombre del archivo, y la carpeta en la que se guardará la información, así como el formato o extensión en el que deseas que se guarden las referencias. 


Imagen


Para importar, debes ir a files-import y se desplegará el recuadro presentado a continuación; debes definir el nombre del archivo, y la carpeta desde la que se obtendrá el archivo que deseas vincular.



Imagen




Por ejemplo: de mi biblioteca digital de Mendeley, abrí la carpeta previamente nombrada COVID-19,  de esa carpeta seleccioné todos los archivos que deseaba exportar. Despues de seleccionarlos, fui a FILES-EXPORT y al desplegarse el recuadro anterior puse como nombre del archivo “COVID-19”, en carpeta para guardar este archivo dejé el Desktop para localizarlo rapidamente y seleccioné la extensión RIS (Research Information Systems (*.ris). Finalmente guardar (SAVE). Y se generó un nuevo archivo con este nombre y extensión en mi escritorio. 

Si posteriormente, yo deseo incluir este archivo a una cuenta mendeley nueva, o a otros gestores de referencias bibliográficas, simplemente voy a la opción files-import, selecciono la extensión del archivo que deseo incluir.




Imagen


Se abrirá un cuadro para seleccionar el archivo desde la carpeta en donde lo guardaste previamente, lo seleccionas y le indicas abrir el documento (open). Al finalizar tendrás en tu biblioteca digital los archivos importados, en este caso de mi carpeta COVID-19. 

Imagen



Referencias


[1] Turabian, K. L., Booth, W. C., Colomb, G. G., Williams, J. M., & University of Chicago Press Staff, W. C. (2013). A Manual for Writers of Research Papers, Theses, and Dissertations, Seventh Edition. A Manual for Writers of Research Papers, Theses, and Dissertations, Seventh Edition.

[2] Garfield, E. (2006). The History and Meaning of the Journal Impact Factor. American Medical Association, 295(1), 90–93. https://doi.org/10.1016/s0828-282x(06)70296-3

[3] Englander, K. (2014). Writing and Publishing Science Research Papers in English. (Springer, Ed.) (4th ed.). New York, London. https://doi.org/10.1007/978-94-007-7714-9

[4] Angulo Marcial, N. (2013). La cita en la escritura académica. Innovación Educativa, 13(63), 95–116. Retrieved from http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4716297&info=resumen&idioma=SPA

[5] Hering, H. (2019). How to Write Technical Reports. How to Write Technical Reports. https://doi.org/10.1007/978-3-662-58107-0

[6] Agrawal, A., & Reference, I. (2019). Reference Management for the Professional. (Springer, Ed.) (3rd ed.). Brooklyn, NY, USA.